• Crítica de Sandy Wexler
    Publicado el 21 abril, 2017 por Lucas Rodríguez

    Sandy Wexler es un manager de artistas que trabaja en la Los Ángeles de los años ’90, quien con diligencia representa a un grupo de clientes excéntricos en la periferia del mundo del espectáculo. Su firme devoción se ve puesta a prueba cuando se enamora de su cliente más reciente.

    El multiverso de Adam Sandler se ha vuelto con cada nueva entrega una reunión familiar con sus amigos de siempre, y la calidad en franco descenso hacia el fondo de los anales de la historia cinematográfica. Pero parece que a la gente le gusta el humor mediocre del otrora agradable comediante y Netflix no fue lerda ni perezosa al firmarle un contrato por ocho películas. Una condena de por vida para muchos, un relajo absoluto para Sandler, que sigue explorando nuevos personajes sin ofrecer un ápice de frescura. Tras The Ridiculous 6 y The Do Over, el próximo paso es Sandy Wexler, una comedia que increíblemente tiene alma pero cuya cubierta es tan sosa como cualquier otro producto de la factoría del neoyorquino.

    Haciendo acopio de una variedad loable de personalidades del espectáculo, la película comienza con un prólogo en donde estas estrellas comentan todo lo que saben y conocen de Sandy Wexler, un agente de actores un tanto peculiar. Sin modales, extravagante a más no poder e insufrible como pocos, él es aparentemente una leyenda de menor escala. Sandler presenta a Sandy como un producto masticado y sin sabor, remitiendo a sus peores personajes salidos de una noche de juerga con sus amigos. Se viste como un anciano, tiene modismos insoportables y dan ganas de pegarle en la cara si uno lo fuese a cruzar por la calle. Y es en ese momento que la mente del espectador, o la mía al menos, hace click. Adam puede haberse relajado por completo en lo que respecta a calidad, pero todavía puede insuflarle algo de humor y humanidad a sus creaciones.

    En cierto punto pensé odiar Sandy Wexler, pero me veía cautivado de alguna manera por la humanidad de su protagonista y los personajes que lo rodean. Es un concepto de familia que el ex-alumno de Saturday Night Live sabe trabajar con la gente que lo acompaña, y por una vez en la vida entendí por qué la gente se siente atraída por este tipo de comedia. A la familia se suma ahora la talentosísima Jennifer Hudson como la estrella descubierta por Sandy, que se ve catapultada de la noche a la mañana. Durante el período de diez años aproximadamente que abarca el metraje, los personajes de Sandler y Hudson se entrecruzan; no tienen mucha química entre ellos y decididamente no pasan como intereses románticos, pero c’est la vie… ya sabemos para dónde van los tiros en la trama.

    Por supuesto, esos momentos se ven aplastados continuamente por el guión de Sandler y compañía. Hay esquemas sobradamente repetitivos, bromas estiradas hasta el infinito que parecen no terminar nunca, pero -todo hay que decirlo- no es completamente insultante o escatológica como sus pasadas epopeyas cómicas, así que es mucho más pasable en ese aspecto. Pareciera que la película de Steven Brill -con el que Sandler vuelve a trabajar después de Little Nicky, Mr. Deeds y la reciente The Do Over– no supiese de lo que se llama edición, porque la mastodóntica duración de 2 horas y 10 minutos se siente, y mucho. Para una comedia de Adam Sandler, el producto debe ser lo más acotado y sucinto posible, para no perder el puñado de magia que pueda llegar a lograr. En Sandy Wexler ocurre esa situación. Lo que podría haber sido una comedia modesta termina siendo aplastada por chistes mediocres y momentos insulsos. Está lejos de ser de los peores productos del actor, pero tampoco es una maravilla.

    estrella2

     

     

     

     

     
  • Copyright © CINESCONDITE.com / 2011 - 2017 - Todos los derechos reservados.