×
  • Crítica de Vergel

    Publicado el 1 febrero, 2018 por Matías Carballa

    Un duelo repentino lleva a una mujer al borde de la locura. Trámites funerarios, calor y una vecina que viene a regar las plantas se juntan en un periplo emocional en el cual es imposible distinguir lo real de lo irreal.

    Vergel

    Un lugar de abundancia de plantas, de verde. Un espacio en donde rebosan los aromas, las sensaciones. En Vergel, la segunda obra de Kris Niklison (Diletante) y la primera en el terreno de la ficción, la palabra toma un significado tan literal como simbólico: una conglomeración de emociones, sentimientos y colores dentro de un pequeño departamento y un limitado período de tiempo. Esta co-producción entre Argentina y Brasil apela a lo corporal y evoca los sentidos en una narración bien a tono con la modernidad cinematográfica nacional.

    Una mujer anónima (Camila Morgado) queda traumada por la repentina muerte de su esposo. La burocracia que mantiene el cuerpo del hombre en Argentina se convierte en la jaula del personaje, que debe esperar para poder llevar los restos de nuevo a Brasil. La espera es tediosa, el trauma carga con un relato pasmado y adormilado donde nada se proclama; sin embargo lo que ocurre está dentro de una mujer que no lo manifiesta.

    Vergel

    Ella es definitvamente un personaje pasivo, muy opaco, y quizás el hecho de que el film transcurra en una sola locación le juega en contra a esta historia, la vuelve monótona y la convierte en un cúmulo de postales fotográficas que reflejan la soledad. Aún así, es aquí donde toma preponderancia el diseño de arte donde priman los violetas, los amarillos y los verdes, que exprimen todos los sentidos del espectador.

    Hay que esperar hasta la segunda mitad del metraje para encontrar un cambio que repunte la narración. Suceso encarnado en una joven vecina (Maricel Alvarez), quien le otorga mucha más fluctuación al guión. El calor del verano porteño se hace notar en la película y da lugar a eventos pertinentes y acordes al film, aunque un poco exacerbados por demás.

    Vergel da por resultado una obra que, aunque de corta duración, no es de fácil visionado, así como lo son todas aquellas que no presentan personajes clásicos. Las intenciones de Niklison llegan a buen puerto, pero no sin cierta duda y tambaleo. Un relato que se siente exhausto y desganado es solo una impresión sensitiva del calor agobiante de un vergel dentro de la jungla de cemento.

    estrella3

     

     

     

     

     

  • Copyright © CINESCONDITE.com / 2011 - 2018 - Todos los derechos reservados.
    Top