×
  • Crítica de Aquaman

    Publicado el 13 diciembre, 2018 por Julieta Cáceres

    Segunda crítica para lo nuevo de James Wan (The Conjuring), film en solitario del Universo DC que encabeza Jason Momoa.

    Aquaman, Jason Momoa, James Wan, review, crítica

    La historia del heredero bastardo, fruto de un amor prohibido entre la tierra el mar. Despreciado por los atlantianos y admirado por los terrestres. Un héroe que empieza huyendo de sus responsabilidades, hasta que ya no puede hacerlo. Aquaman es una clásica historia de aventura, pero se le suma que es la primera película en solitario del personaje y que cargaba con la responsabilidad de retratar dignamente a Arthur Curry (Jason Momoa). La película acarrea varios errores pero, así y todo, James Wan entretiene y logra ser una digna representación de un personaje que siempre mereció esta grandilocuencia.

    La historia empieza con el amor entre la reina Atlanna (Nicole Kidman) y el guardián del faro Tom (Temuera Morrison), y como fruto de eso nace Arthur. Sigue los pasos de su hijo, y da a entender, en lo que es uno de los mayores aciertos de la película, que transcurre luego de los sucesos de Justice League sólo por un dialogo de Mera (Amber Heard). No hay una relación forzada con el resto del universo, no hay necesidad de hacer referencias a los demás personajes de la Liga. La historia se enfoca en el protagonista y esto definitivamente le suma.

    Aquaman, Jason Momoa, James Wan, review, crítica

    En la primera parte también se introduce al villano. En un ataque contra un submarino ruso, Aquaman y David Kane (Yahya Abdul-Mateen II) se enfrentan por primera vez y este encuentro definirá tanto el futuro del villano como el conflicto interno del protagonista. El arco de Black Manta y la relación con Arthur es uno de los mayores aciertos de la película. El otro antagonista es Orm Marius (Patrick Wilson), medio hermano de Arthur y quién heredó el trono de Atlantis. Este quiere atacar la superficie y para eso necesita unir a los reinos submarinos bajo cualquier circunstancia. Pero lo mejor de este personaje no es esta aspiración que puede ser adjudicada a casi cualquier villano genérico, sino el conflicto que supone para él tener que enfrentarse a un medio hermano que jamás conoció y a quien responsabiliza por muchas cosas.

    La película es entretenida, es una búsqueda del tesoro con grandes escenas de acción, secuencias divertidas y personajes que trascienden. La historia del protagonista está reforzada con flashbacks de su entrenamiento con Vulko (Willem Dafoe), lo que ayuda a entender más la relación de Arthur con Atlantis y sus tradiciones, pero también sirven para mostrar a uno de los mejores personajes de la película y, sin dudas, al mejor actor. También hay que destacar el rol que le dan a Mera, es uno de esos personajes femeninos que fortalece a la trama y que dan ganas de verla en más historias. Pero, así como hay muchas cosas que celebrar, es necesario hablar de las tantas otras que no funcionan. El CGI tiene una importancia fundamental en esta historia, hay que mostrar una ciudad construida en su totalidad por computadora y los efectos muchas veces no están a la altura. La musicalización es un lío y ninguno de los estilos parece coincidir con la historia y mucho menos con el protagonista. Si bien la química entre Heard y Momoa es genial, la construcción de esa relación parece repentina y le falta desarrollo para ser creíble. También hay que mencionar el uso excesivo de diálogos expositivos que le quitan fluidez a la trama.

    Desde estos aspectos puede considerarse una película problemática, pero lo cierto es que, a fin de cuentas, lo que queda es la emoción y el retrato más que digno de un personaje que se merecía una película como esta.

    estrella3

     

     

     

     

     

  • Copyright © CINESCONDITE.com / 2011 - 2018 - Todos los derechos reservados.
    Top