Algunas líneas sobre la tercera temporada de Élite

Un nuevo año escolar ha comenzado en Las Encinas, trayendo estudiantes nuevos y veteranos. Aunque nada les gustaría más que volver a la normalidad, un acontecimiento volverá a enfrentarlos y cambiará sus vidas para siempre.

Élite, Netflix, temporada 3, tercera temporada

Élite es una serie de misterio adolescente que debutó en Netflix en octubre de 2018. El programa sigue las vidas, amistades y problemas de un grupo de estudiantes del prestigioso colegio Las Encinas, que se ven involucrados en un crimen diferente cada temporada.

La actual -al igual que las dos anteriores- cuenta con un talentoso elenco, integrado por Itzan Escamilla, Miguel Bernardeau, Álvaro Rico, Arón Piper, Mina El Hammani, Omar Ayuso, Ester Expósito, Danna Paola, Jorge López, Claudia Salas y Georgina Amorós, con la adición de Leïti Sène y Sergio Momo como nuevos personajes.

Otra tragedia ha tenido lugar entre los alumnos de Las Encinas. Polo, el personaje de Álvaro Rico, ha sido… ¿asesinado? Es la pregunta que nos motiva a mirar los nuevos ocho episodios disponibles desde el pasado 13 de marzo.

La tercera temporada vuelve a contar con un formato no lineal, al tiempo que continúa explorando conceptos asociados con los dramas adolescentes. El presente tiene una explicación, que se nos va revelando por medio de flashbacks y preguntas incompletas hasta ese momento. La trama gira alrededor de dos temas principales: «la traición» y el «futuro».

Élite, Netflix, temporada 3, tercera temporada

A medida que la serie avanza se tiene la intención de ver a los personajes «madurar», pero es imposible no percibir un estancamiento en la evolución de las historias. Incluso, la temporada evoca ser por momentos reutilizada. Aun así, funciona.

Los clichés no pueden faltar, son parte esencial del programa desde su episodio piloto. Los productores son especialistas en delinear esta atmósfera donde lo único que importa es lo que ocurrió aquella fatídica noche. Nadie se pregunta dónde están los padres de estos adolescentes de apenas 17 años, o la procedencia de todo ese dinero que gastan en sus fiestas, ropa y otros lujos.

Las interacciones entre el elenco son un deleite de mirar. La serie continúa explorando su dolor, suavizándolo con el tradicional erotismo tan propio de las series adolescentes. Cada toma esta bien trazada y produce todas las emociones que se desean.

Incluso la música parece ser la indicada, una mezcla contemporánea en español e inglés. Electro-pop para las escenas de fiesta y baladas para los momentos emocionales.

Finalmente, las historias secundarias convergen en un último episodio agridulce. El factor sorpresa no decepciona, pero sí lo hacen algunos cabos sueltos. Las expectativas se cumplen a medias. Se sigue manteniendo en duda si existe realmente la premisa de crimen y castigo.

Quizás es el plan de los productores, puesto que el programa ya ha sido renovado para otras dos temporadas. Nuevamente predominan los recursos de las comedias y los dramas americanos.

En conclusión, los fans de Élite no se verán decepcionados esta temporada, que llega con una gran cantidad de drama adolescente, frases y momentos para recordar; pero que también deja abiertas grandes incógnitas respecto al futuro del programa. Ocho episodios suelen no significar mucho en términos argumentales, pero en este caso, parecen ser suficientes.

7 puntos