Algunas líneas sobre The Queen’s Gambit / Gambito de Dama

Talento, obsesión y adicciones: una triada ganadora en la nueva joya de Netflix, basada en la novela de Walter Tevis.

The Queen's Gambit, Anya Taylor-Joy, Gambito de Dama

«(…) Sin más ruido que el que hacen los ratones
mueve su mano de un lado a otro.
Como una mosca de largas zancas sobre el río
su mente se mueve en el silencio».

El párrafo final del poema de William Butler Yeats, elegido por Walter Tevis como epígrafe de su libro «The Queen’s Gambit», casi que describe a la perfección al personaje de Beth Harmon, una ajedrecista prodigio a la que Scott Frank y Allan Scott le dieron vida a través de Anya Taylor-Joy en la nueva miniserie de Netflix, estrenada el pasado 23 de octubre.

Beth crece en una casa rodante junto a su madre emocionalmente inestable. A los ocho años queda huérfana y es trasladada a un hogar religioso para niñas donde la despojan de su historia personal con un uniforme y un corte de pelo idéntico al resto de las internas, pero que sin embargo serán su marca personal en el transcurso de la historia. Isla Johnston carga exitosamente con el peso del primer episodio, interpretando a la niña Harmon con una maravillosa gestualidad -o la falta intencional de ella-. Desde su postura corporal hasta sus miradas le dan la impronta perfecta, que luego Anya Tylor desarrollará en su versión adolescente y adulta.

La miniserie también cuenta con Bill Camp (Joker) como el señor Shaibel, el conserje del internado que le abrirá la puerta al mundo del ajedrez a la pequeña Harmon de 9 años, sin imaginar que será el punto de partida para una carrera exitosa y el comienzo de una obsesión tan grandiosa como su inteligencia. Moses Ingram, por su parte, interpreta a Jolene, una joven de color y la más grande del hogar -se pasó su niñez sin ser adoptada como consecuencia de una era cargada de racismo-, quien será fiel amiga de Beth y la primera en notar la adicción de su compañera por las píldoras verdes que reciben en el hogar, para regular su comportamiento.

The Queen's Gambit, Anya Taylor-Joy, Gambito de Dama

Beth crece y es adoptada a los 15 años por Alma Wheatley (Marielle Heller) y su marido. Alma nota el increíble talento e inteligencia de su hija adoptiva y ve en ella una salida para su solitaria vida matrimonial. Juntas crean un lazo madre e hija muy particular que, sin quererlo, alimenta la adicción a los tranquilizantes y desencadena el alcoholismo de Beth.

En este recorrido entran varias caras conocidas en la piel de personajes claves para la historia. Townes (Jacob Fortune-Lloyd), un jugador aficionado y periodista con el que Beth quedara fascinada a primera vista. Un grand master del ajedrez llamado Beltik, interpretado por Harry Melling (Harry Potter) con una dualidad extraordinaria, y Thomas Brodie-Sangster como Benny Watts, otro prodigio del ajedrez que será uno de los mayores desafíos de Beth.

La historia se cuenta con el timing justo para ser detallada y dinámica a la vez. Con un aura feminista, nos muestra a una Harmon determinada a llegar al más alto nivel del mundo del ajedrez, casi exclusivo de hombres, a pesar de ser constantemente subestimada por su género y edad, en un contexto cultural en el que se consideraba que el único éxito femenino era casarse y tener hijos.

Abundan los planos medios de Taylor-Joy, en los que además de apreciar sus rasgos elegantes e innegable belleza, sus expresiones acertadas nos permiten prever qué está sucediendo en las partidas sin necesidad de tener conocimientos sobre el juego. La serie logra meternos en su mundo y contextualizarlo perfectamente con el diseño de vestuario, a cargo de Gabriele Binder, quien escolta con cada modelo la evolución del personaje y marca su transición de adolescente a mujer adulta.

Con un final que tiene la carga emotiva suficiente, The Queen’s Gambit termina de posicionar a su protagonista como una actriz multifacética, corriéndola al fin del género del terror y el suspenso, y se instala como una de las producciones originales más elegidas de la plataforma Netflix, con la promesa de ser de lo mejor del 2020.

9 puntos