Crítica de Algo con una mujer

Ante un inminente golpe de Estado, en medio de un clima político tenso y violento, Rosa se convertirá en la protagonista de su propia novela policial.

Algo con una mujer, María Soldi, Abel Ayala

Transcurre el año 1955 en Argentina y el derrocamiento del General Juan Domingo Perón está próximo. Reina la cautela entre sus seguidores, siendo el caso de Paulino y Rosa, un matrimonio que se desenvuelve como el arquetipo familiar de la época. Él es militante político y pasa días, o incluso semanas, fuera del hogar; mientras que ella es una aburrida ama de casa, costurera y amante de la literatura negra, a la cual recurre para lidiar con la ausencia de su esposo. Sin embargo, accidentalmente una noche se convierte en testigo de un asesinato. En momentos de tensión y violencia, Rosa tomará cartas en el asunto y sellará su destino para siempre.

María Soldi (Mi obra maestra, Historia de un clan) interpreta un personaje que a primera vista se presenta como simple, pero a medida que transcurre la historia se vuelve más y más complejo. Creyente y peronista, encerrada en su casa y esperando siempre a su marido ausente, Rosa tiene dos facetas: la que puertas adentro trata de servir y ser el orgullo de Paulino; y la Rosa que puertas afuera descubre un crimen y se involucra activamente en la resolución del caso. Soldi se atiene en todo momento al clima político y social de la época, como también al rol impuesto a la mujer de aquel entonces. Pero su dicotomía interna la transformará en la heroína de su propio relato. Emociones nuevas que llevarán a Rosa hacia un desenlace irreparable.

Algo con una mujer, María Soldi

Con guion y dirección de Mariano Turek y Lujan Loioco (La niña de tacones amarillos) nos llega una película argentina de suspenso con tintes de noir, basada en la obra «La Rosa» del dramaturgo santafesino Julio César Beltzer. La ambientación es notablemente apreciada tanto en detalles hogareños como de exteriores; habiéndose filmado estos últimos en San Antonio de Areco, localidad ideal que tiene prohibida la modificación de las fachadas de las casas. Destacada también es la musicalización, cuya presencia aporta matiz a las escenas de desenlace, dotándolas de suspenso y diferenciando así al film de la obra. Lamentablemente, y por el contrario, varias poses y diálogos se asemejan más a una interpretación teatral que a una cinematográfica.

En definitiva, Algo con una mujer es un policial que explora, dentro de un temerario marco socio-político, la acción detectivesca de una esposa ante un hecho fortuito y totalmente ajeno a su vida diaria. Secretos y misterios que cambiarán irremediablemente su relación matrimonial. Un resultado interesante y bien aclimatado para aquellos que disfrutan del género, sumando así una nueva incorporación con mucho estilo al cine independiente nacional.

7 puntos