Crítica de Dolittle

Cuando la joven reina enferma gravemente, un renuente Dolittle se ve obligado a embarcarse en una aventura épica hacia una isla mítica en busca de una cura, acompañado de todos sus animales.

Dolittle, Robert Downey Jr., Tom Holland, Jip

Luego de una tragedia, el Doctor Dolittle decide cerrar su clínica y recluirse en su mansión con sus animales, pero se verá obligado a retomar su labor cuando el destino de Inglaterra dependa de eso. La nueva adaptación del personaje creado en 1920 por Hugh Lofting es, en teoría, mas fiel a los libros pero no por esto más entretenida. Dolittle tiene pocos momentos divertidos, es muy infantil en el peor de los sentidos y poco memorable.

Después de la muerte de Lily, su esposa, John Dolittle (Robert Downey Jr.) cerró el hospital que había sido donado por la reina y se mantuvo recluido, solo con los animales como compañía. Pero un día, un niño con una ardilla herida y una niña enviada por la reina lo fuerzan a salir de su rutina. En el palacio descubre que la monarca está gravemente enferma y, con la ayuda de los animales, se da cuenta de que consumió un peligroso veneno y la única manera de salvarla es con la fruta del árbol del edén. El problema es que nadie sabe dónde se encuentra o cómo llegar a él. El doctor se embarca hacia la aventura con todos sus animales y con Tommy (Harry Collett), el niño de la ardilla, como su ayudante.

Dolittle, Antonio Banderas, Robert Downey Jr.

Lo más destacable de la película es la animación inicial que cuenta la historia de Dolittle y el santuario de animales antes de la muerte de su esposa, pero después no hay mucho más para decir. El CGI de los animales está muy bien logrado y el elenco de voces incluye a figuras como Emma Thompson, Octavia Spencer, Tom Holland, Kumail Nanjiani, Selena Gomez y John Cena, entre muchos otros. El problema es que parecería que los guionistas no tuvieron muchas ideas para formar la personalidad de estos personajes y la mayoría de las líneas son frases sueltas que no tienen relación con nada y están ahí simplemente para que el espectador reconozca a quién la dice. El villano es ridículamente infantil y en ningún momento supone una verdadera amenaza, en tanto que personajes como el Rey Rassouli (Antonio Banderas) parecen estar sólo para alargar la película.

Es para chicos, sí, pero no es de esas películas pensadas para ser recordadas. Bien o mal, todos aquellos que crecimos con la versión de Eddie Murphy tenemos un grato recuerdo del doctor que podía hablar con los animales. Nada indicaría que esta nueva adaptación conseguirá lo mismo.

4 puntos