Crítica de El Canto del Lobo / Le chant du loup

Debido a un creciente conflicto internacional, las esperanzas de evitar una contienda mundial recaen en el joven Chanteraide y su increíble talento como operador de sonar en un submarino francés.

Le chant du loup, El Canto del Lobo, Netflix

La tensión militar entre Finlandia y Rusia aumenta y Francia se dispone a intervenir enviando un submarino nuclear de primera linea como plan de disuasión y con rigurosos protocolos de seguridad. Chanteraide (François Civil), quien tiene la inusitada facultad de reconocer cualquier sonido, se convierte en nuestro protagonista estrella haciendo gala en todo el film de su agudeza auditiva, casi sobrenatural. Una introducción llena de suspenso y acción bien llevada, nos convence para decir que es una película que merece la pena terminar de ver. Si bien hay algunos huecos (menores) a lo largo de la trama, el guion no es malo y las escenas en mar son llevadas a cabo con mucha prolijidad.

Con un presupuesto de 22 millones es todo un thriller bélico que nada tiene que envidiar a las superproducciones estadounidenses que inyectan 200 millones en un producto de este género. Ahí es cuando entendemos que las buenas películas de submarinos se cuentan con los dedos de una mano. Es con obras como éstas, de reducido presupuesto, que se está comenzando a exhibir un nuevo enfoque probando que no hace falta una superproducción para mostrar algo digno de disfrute. ¿Generará hábito este bien cuidado presupuesto? Hay que esperar que sí.

Le chant du loup, El Canto del Lobo, Netflix

Con tan solo dos películas a cuestas, Antonin Baudry se merece un honesto aplauso. La película se nota en su mayoría bien trabajada y casi ni se advierte la ausencia de la banda sonora. Digo casi porque, en un film en el que los momentos de silencio y sonido son “observados”, la música está desaparecida y lo único que escuchamos es justamente el canto del lobo. Paradójico.

Mathieu Kassovits y Omar Sy acompañan al joven François Civil en la actuación y es casi un suplicio esperar que el actor de Untouchables tenga más protagonismo en el film. No es el caso, pero no por eso decaen sus líneas. Por otro lado, después de La Haine (El Odio), Kassovits protagonizó algunas películas más que no llegaron a exponer toda su versatilidad. Aquí, lo divisaremos apenas unas líneas más que a Omar Sy. ¿Será una oportunidad cedida a Civil de empezar a sobresalir como otra estrella francesa? El tiempo lo dirá. Por lo pronto su interpretación llena la expectativa media y nada más.

En fin, agradable de ver -aunque quizás no de oír- y bien aprovechados los costos de producción para lo que es el género. Para nada predecible, lo que predispone a que no te levantes del sillón.

7 puntos