Crítica de It: Chapter Two

Porque cada 27 años el mal visita al pueblo de Derry, esta secuela trae de regreso a los personajes como adultos -que desde entonces han pasado a recorrer caminos separados-, casi tres décadas después de los eventos de la primera parte.

It: Chapter Two, critica, review, movie, film, Pennywise

27 años pasaron desde que Derry fue acechada por un payaso escalofriante, desde que los chicos tenían miedo de salir, desde que los Perdedores derrotaron al monstruo. O al menos eso pensaban, porque Pennywise está de regreso en It: Chapter Two. El argentino Andy Muschietti concluye su adaptación de la novela de Stephen King en este film que, sin lugar a dudas, emocionará y aterrará.

Algo extraño sucede cuando la gente deja Derry. Empiezan a olvidar lo que sucedió y hasta al propio pueblo. Eso es lo que le pasa a los niños que conocimos en la primera entrega. Pasaron muchos años, cada uno tiene una vida distinta y todo lo que vivieron ese verano ni siquiera parece una pesadilla distante. Pero todo cambia cuando reciben una llamada de Mike (Isaiah Mustafa), el único de ellos que jamás dejó su hogar. De a poco, los traumas y recuerdos empiezan a aflorar, como una sensación desagradable que no pueden quitarse de encima, más que como memorias. Pero el llamado no era para ponerse al día, sino para recordarles la promesa que habían hecho tantos años atrás: si el payaso regresaba, ellos también lo harían y acabarían con él.

La trama es conocida porque está basada en uno de los libros más famosos del autor, que tuvo otra adaptación en los ’90, pero de todas formas nos mantendremos en una zona libre de spoilers para no arruinar ninguna sorpresa, que esta película tiene de sobra. Desde cameos inesperados hasta easter eggs que esperan el ojo avivado de los espectadores. Si bien la primera parte se sentía más cerrada como producto cinematográfico, es en este capítulo que Muschietti hace alarde de su habilidad como director. Es una película llena de ideas bien ejecutadas: desde el desarrollo de los personajes hasta cada uno de los aspectos técnicos, sea puestas de cámara, sonido, montaje. Aunque en algunos momentos puede hacerse larga, nunca deja de ser entretenida.

It: Chapter Two, critica, review, movie, film, losers, perdedores, Bill Hader, James McAvoy, Jessica Chastain

Además de esto, tiene grandes interpretaciones, cosa esperable viendo el elenco. Cada uno de los personajes aparece en su versión infantil y adulta. A través de flashbacks conoceremos más de lo que estos niños vivieron ese verano y también los traumas que cargaron gracias a Eso. James McAvoy, Jessica Chastain, James Ransone, Jay Ryan, Andy Bean, los «losers» crecidos deberán enfrentar individualmente cada uno de sus temores para poder derrotar al payaso. Pero, sin lugar a dudas, la mejor interpretación es la de Bill Hader como Richie Tozier, un actor principalmente conocido por su faceta cómica. Aquí eso estará presente y sus comentarios sarcásticos con Eddie siguen siendo de lo mejor, algo necesario en una película que logra poner los pelos de punta, pero él también tendrá las escenas dramáticas más fuertes del film y definitivamente las mejores actuadas.

Pero Pennywise merece un párrafo aparte, porque lo que hace Bill Skarsgård es de otro nivel. Con imágenes más aterradoras que en su primera aparición, Muschietti aprovechó el talento físico del sueco para crear secuencias inolvidables. Pero no sólo se destaca por doblar el labio para abajo, por babear cuando la escena lo requiere o siquiera por mirar a dos lugares diferentes con los ojos. En varios momentos de Chapter Two también se puede apreciar su capacidad como intérprete dramático.

It: Chapter Two cierra de manera casi perfecta esta historia y puede ser apreciada por todos, incluso por aquellos que, como quien escribe, se asustan de todo. Una experiencia que debe ser vivida en una sala de cine con buen sonido para sumergirse en Derry y flotar.

8 puntos