Crítica de La Corazonada

Pipa es una joven policía que está dando su primeros pasos como investigadora, y que junto con Francisco Juanez, un controversial inspector, tendrá que resolver el violento asesinato de una chica de 19 años.

La Corazonada, Luisana Lopilato, Joaquín Furriel

Pipa trabaja en su primer gran caso, luego de formar parte de un operativo para detener a un asesino serial. Juanez, su superior, la elige para que forme parte de la investigación de un crimen pero, al mismo tiempo, ella deberá investigarlo a él por órdenes de un fiscal que cree que podría ser un asesino. La Corazonada es la primera película original de Netflix producida en nuestro país y ese es uno de los pocos méritos por los que se destaca.

Precuela de Perdida (2018), esta también está dirigida por Alejandro Montiel (Extraños en la noche) y se basa en una novela de Florencia Etcheves. Pero este policial tiene menos vuelo que su predecesora. Poco se ve de ese personaje atormentado que era Manuela «Pipa» Pelari (Luisana Lopilato), lo cual es muy llamativo ya que esta historia es previa. Cuando empieza a trabajar como investigadora de la Policía, es asignada al asesinato de Gloriana Márquez (Delfina Chaves), caso que lleva Francisco Juanez (Joaquín Furriel). Pero su jefe tiene un misterioso pasado y el día del asesinato llegó tarde a la escena del crimen, con lo que el fiscal Roger (Rafael Ferro) cree que fue porque en ese momento estaba asesinado a un ex convicto relacionado con la muerte de su esposa. Por esto le ordena a Pelari que lo investigue y, como es su compañera en el caso Márquez, tiene mayor acceso a él.

La Corazonada, Luisana Lopilato, Rafael Ferro

La trama tiene dos líneas argumentales: por un lado el asesinato de la joven por el que confiesa su mejor amiga y compañera de casa, Minerva (Maite Lanata), aunque su descripción de la escena no coincide y no hay prueba alguna que apunte a ella. Por otro, el asesinato de un joven que mató por accidente a la mujer de Juanez años atrás y que había salido en libertad hacía muy poco tiempo. Ambos casos tienen al fiscal en el epicentro y parece querer sacarse de encima al inspector. Manuela descubrirá que la verdad no siempre es lo que parece y que el camino hacía ella puede ser más oscuro de lo que esperaba.

Las actuaciones son correctas pero en todo momento parece que los protagonistas están dando menos de lo que podrían. La película se hace larga y pierde el interés del espectador, además de que las revelaciones tienen poco vuelo y no termina de sorprender. Esto en sí no debería ser algo malo, pero por algún motivo no se siente propio de nuestro cine e idiosincrasia. Se entiende que Netflix hace producciones fácilmente exportables, pero en este caso parece haberle jugado en contra a una historia que tenía todo para ser un gran acierto pero que termina siendo un título más en el catálogo.

6 puntos