Crítica de Spencer: La princesa que lo quería todo

Tras triunfar con Jackie, Pablo Larraín estrena su nueva biopic, ahora centrándose en la princesa Diana.

¿De qué va?: Biopic de Lady Di que cuenta la historia de un fin de semana crucial a principios de los años 90.

El cine del 2021 no deja de sorprenderme y todavía falta, pero ahora le tocó a la nueva película de Pablo Larraín. Este es su tercer biopic, anteriormente ya realizó la de Neruda (2016) y Jackie (2016). Para esta nueva entrega sumó a Steven Knight a los guiones, más conocido por ser el creador y escritor de la consagradísima Peaky Blinders, pero eso no fue suficiente, siguió sumando estrellas a la lista, de la fotografía se hizo cargo Claire Mathon que ya nos deslumbro en Portrait of a Lady on Fire (2019) y la música quedó bajo la mano de Jonny Greenwood -miembro de la gran Radiohead-, que normalmente se hace cargo de acompañar a Paul Thomas Anderson. Estoy convencido que, sin la solemnidad de Claire, el ímpetu de Jonny, la lucidez de Steve y la experiencia de Pablo para amalgamar todo esto, Spencer no sería la obra maestra que es.

Punto aparte para Kristen Stewart como Diana -próxima ganadora del Oscar, espero-. Stewart hace tiempo que viene con una serie de protagónicos muy variados en sus películas, algunos mejores que otros, pero lo que no vamos a dejar de ver es un estilo propio, único y comprometido con los personajes, no importa si es Valentine en Clouds of Sils Maria (2014) o Bella en Twilight (2008), ella siempre trasciende la pantalla y nos llega. Para esta película Stewart hizo un gran trabajo de investigación ampliando el papel que construyeron Larrain y Knights, incluso comentó en la Revista Vanity Fair el desafío que fue el personaje, diciendo que:

“Lo despersonalicé por completo y sentí muchas ganas de proteger [a Diana] en aquel momento”, “Desarrollé un rol genuinamente protector hacia una persona que obviamente nunca llegué a conocer” y continuó diciendo, “Lo realmente importante es interiorizar las cosas e incorporar reacciones verdaderamente emocionales a lo que ya existe en la vida real si lo que vas a hacer es narrar la historia de una persona que sí que existió”.

La película es prácticamente un 80% ella, la cámara la sigue en todo momento a Kristen, sus expresiones, su andar, su agotamiento se hace sentir, la cámara es tan entrometida que genera esa sensación de incomodidad que deben sentir las celebridades.

Podría seguir hablando sobre más aspectos de la película, pero quiero que ustedes terminen de descubrirla. Lamentablemente la vida de Diana no importa de la perspectiva que la veamos, siempre hace referencia al refrán “Aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión”.

Pablo Larraín y compañía nos dejan una excepcional master class de cómo hacer cine. Un drama intimista y arriesgado, contando un aspecto que ya conocimos debido a las innumerables adaptaciones, pero de una forma tan personal que nos atrapará. Sin haber visto West Side Story, French Dispach o The Tragedy of Macbeth, puedo decir ya que Spencer es mi película número 1 del 2021.

estrella5

 

 

 

 

[ratingwidget_toprated type=»pages» created_in=»all_time» direction=»ltr» max_items=»10″ min_votes=»1″ order=»DESC» order_by=»avgrate»]