Crítica de The Addams Family / Los Locos Addams

¡Prepárate para chasquear los dedos! Los Addams están de vuelta en la primera película animada sobre la familia más atrevida del barrio. Divertidos, extravagantes y completamente icónicos, ellos redefinen lo que significa ser un buen vecino.

The Addams Family, Los Locos Addams

Perseguidos por una turba iracunda, Morticia y Homero buscan un nuevo hogar en donde no tengan que esconderse de los «normales». Esa búsqueda los llevará a Nueva Jersey, en donde tendrá lugar la primera adaptación animada de Los Locos Addams, los personajes creados por Charles Addams y luego moldeados por David Levy, una que resulta completamente olvidable.

Si quieren divertirse, que al cabo no les cuesta, es mejor revisar las adaptaciones previas sobre este excéntrico grupo. Esta película nos transporta nuevamente a la casa de esta familia muy normal, pero todo lo que recordamos con cariño de los Addams no está presente. Dirigida por Conrad Vernon y Greg Tiernan, esta nueva versión cae en la peor costumbre del cine actual: subestimar a los niños y sobreexplicar todo lo que pasa. El humor negro es básico, las ironías no se encuentran y el mensaje de aceptación que siempre formó parte de la narrativa es tan sutil como un martillazo. No hay rastro de todo lo que hacía bien la serie de 1964, así como posteriormente las películas de Barry Sonnenfeld de los ’90.

Luego de que encuentren su hogar en un psiquiátrico abandonado en la cima de una montaña, los Addams viven recluidos, pero todo cambia cuando una estrella de televisión quiere vender un pueblo en la base de esa colina y cree que la vista lúgubre podría arruinarle el negocio. Por otro lado está la iniciación de Pericles, que reunirá a toda la familia y casualmente es el mismo día en el que se debería realizar la venta del pueblo. Lo cierto es que ninguna de esas tramas termina de ser interesante, el guion es poco inteligente y desaprovecha a los hermosos personajes que tiene, cayendo en todos los lugares comunes que podrían esperarse.

Un gran elenco de voces que incluye nombres como Charlize Theron, Oscar Isaac, Nick Kroll y Elsie Fisher, entre otros, no es suficiente como para salvar la película, sus convocatorias resultan meramente anecdóticas. Una película que parece escrita por gente que vio Los Munsters más veces que Los Locos Addams, que desaprovecha todo el potencial que esta historia tenía para ofrecer.

4 puntos