Crítica de The Favourite

Inglaterra está en guerra con Francia. Sin embargo, florecen las carreras de patos y el comer piñas. Una frágil Reina Ana ocupa el trono y su amiga cercana Lady Sarah gobierna el país en su lugar, mientras atiende la pobre salud y el impredecible temperamento de la soberana

The Favourite

La Reina Anna de Inglaterra gobierna, la guerra con Francia parece afectar a todos menos a ella. No sabe lo que está pasando y las riendas del país son llevadas por su mejor amiga, Lady Sarah. Esta amistad que manejaba la corte se ve alterada cuando Abigail, una prima lejana de Sarah, llega y empieza a trabajar para la reina. The Favourite es, sin duda, de las mejores películas que salieron durante 2018, una comedia única que mantiene al espectador hipnotizado gracias a un guion brillante y actuaciones descomunales.

Yorgos Lanthimos, el aclamado director griego, vuelve a hacer una obra maestra con esta película de época. Una historia en donde las mujeres son protagonistas y los hombres apenas están presentes, y si lo están, suelen ser retratados como incompetentes. El ritmo se mantiene de principio a fin, la comedia es única, filosa, genial. Cada toma es un cuadro y la fotografía de Robbie Ryan es parte central de la narrativa y cada pequeño detalle es tenido en cuenta. No sorprende que haya recibido, entre tantas nominaciones, una al Oscar por Mejor Fotografía.

Olivia Colman se pone en la piel de esta perturbada reina y su trabajo es simplemente fenomenal. En cuestión de segundos puede cambiar el ambiente de una escena sólo con la expresión, la química que tiene con las otras dos protagonistas es perfecta. Es el alma y corazón del film y en cada una de sus escenas cautiva al espectador. Refleja de forma sublime lo ecléctico de su personaje. Así como puede poner la piel de gallina con sólo una mirada, puede generar carcajadas, angustia. Colman es una actriz excelente y esta interpretación es merecedora de todos los premios y reconocimientos.

The Favourite

Pero no está sola. Rachel Weisz y Emma Stone interpretan a Lady Sarah y Abigail, respectivamente, y están a la altura de la reina. Papeles complejos, intrigantes. Los tres personajes femeninos son tridimensionales e interpretados para que así se vean. Tanto Weisz como Stone están nominadas a un Oscar en la categoría de mejor actriz de reparto y es casi imposible decir quién lo merece más, porque ambas se devoran la pantalla. Lady Sarah es quien dirige el reino y la persona en la que más confía la reina, pero con la llegada de Abigail su posición se resquebraja y esto desata una competencia, por momentos velada y en otros no tanto, entre ambas para ganarse el favor de la soberana. Abigail empieza como una simple criada pero de apoco va revelando y desarrollando una personalidad completamente diferente, y Stone, desde la gestualidad, consigue mostrar de forma muy sutil este cambio. Los hombres de la historia son poco trascendentes y su función parece limitarse a servir de instrumento en la disputa de poder entre Sarah y Abigail. Pero incluso siendo esta su función, las actuaciones de Nicholas Hoult, Mark Gatiss y Joe Alwyn están a la altura de la película y aportan mucho a la historia.

Una película que no es fácil de olvidar, una de esas historias que cada tanto llegan a la pantalla y la traspasan. The Favourite es una obra de arte de la que se seguirá hablando durante mucho tiempo y que merece todo el reconocimiento posible.

10 puntos