Crítica de Unidos / Onward

Ambientada en un mundo suburbano de fantasía, nos presenta a dos hermanos elfos adolescentes que se embarcan en una extraordinaria aventura para descubrir si aún queda un poquito de magia allí afuera.

Onward, Ian, Barley, Chris Pratt, Tom Holland, Unidos

Ian cumple 16 años y espera que su vida cambie de un día para el otro: ser extrovertido, conseguir amigos, invitar gente a su fiesta de cumpleaños; pero por sobre todo, espera ser como su padre, al que no llegó a conocer. Aunque esto podría cambiar gracias a un hechizo que podría traerlo de nuevo por un día, pero no todo sale de acuerdo al plan. Onward es lo nuevo de Pixar y es una hermosa historia de hermandad llena de comedia y con un corazón enorme. 

En esta tierra solía haber magia, sus habitantes eran fantásticos: las hadas volaban, los minotauros corrían cientos de kilómetros y los magos eran la parte más importante de las comunidades. Pero aprender a controlar esta magia era difícil, así que la tecnología se abrió camino hasta que todas esas cosas quedaron como leyendas del pasado. Ian (Tom Holland) es un elfo adolescente y muy tímido, sueña con ser como su padre que murió antes de que naciera. Lo único que sabe de él es lo que le cuenta Barley (Chris Pratt), su hermano mayor, un fanático de los juegos de rol que están inspirados en las leyendas de su mundo. El día de su cumpleaños, su madre (Julia Louis-Dreyfus) le dice que tiene un regalo para él de parte de su padre y baja del ático una manta que tiene un báculo con una piedra, junto a un hechizo que lo traería de vuelta solo por un día. Luego de que Barley intente pronunciar el conjuro y nada suceda, Ian lo repite y funciona literalmente a medias, dado que solo materializa las piernas de su progenitor.

Onward, Ian, Barley, Chris Pratt, Tom Holland, Unidos

La película de Dan Scanlon explora este mundo mágico desde un punto de vista completamente nuevo e innovador. Toma muchos elementos de los juegos de rol y los vuelca en la construcción  de un universo en el cual la magia existió pero fue olvidada, y ahora estos hermanos deben ir reconstruyendo la historia y encontrar otra piedra para traer a su padre antes de que pasan 24 horas. Algo que siempre caracterizó al estudio de Luxo es la profundidad que le dan a sus películas, lo que a simple vista parece una aventura contrarreloj es en realidad un vehículo para hablar de la propia experiencia de vida del director, que perdió a su padre cuando era un niño. Utilizando todos los elementos que le brinda este mágico escenario logra contar una hermosa fábula familiar que es, en realidad, una oda a los hermanos mayores. 

Siendo Pixar es casi una obviedad decir que la animación es excelente, pero el nivel de atención al detalle y el diseño de cada uno de los personajes y los paisajes no deja de alucinar y el estudio se supera año a año en este sentido. La banda de sonido es hermosa y va perfecto para la historia y el elenco es simplemente sensacional. Holland y Pratt son adolescentes eternos y es imposible imaginar mejores voces para sus personajes, además de que tienen una química maravillosa. Eso se debe en gran parte a un muy sólido guion y a la ya nombrada animación, pero sus voces son las que terminan de formar este hermoso vínculo. 

Puede que diste de estar en el top de películas del estudio, pero eso no quita que sea hermosa, una de esas historias que crecen con sus espectadores, que le hablan a todas las generaciones. Una historia de amor familiar, de esas que nos hacen querer llamar a nuestros hermanos y decirles que somos quienes somos gracias a ellos, porque Ian es quien es gracias a Barley. 

8 puntos