Crítica de Worth: ¿Cómo compensar una tragedia?

Sin ser sobresaliente, el nuevo drama de Netflix es una propuesta ideal para aquellos fanáticos de las historias basadas en casos reales. En esta, un gran Michael Keaton interpreta a Kenneth Feinberg, un abogado que se verá frente a una labor profesional tan significativa como compleja.

¿De qué va? Tras los atentados terroristas del 11 de septiembre, un abogado civil se ofrecerá a ser perito especializado para el Gobierno de Estados Unidos. ¿Su tarea? Calcular el resarcimiento para los familiares de las víctimas.

No aparentemos que el dinero no importa porque sí importa”, sostiene Kenneth Feinberg (Michael Keaton) frente a Charles Wolf (Stanley Tucci), esposo de una de las víctimas del atentado y líder espiritual de otros deudos que, al igual que él, no sienten que una fría y mera compensación económica pueda suplir el valor de las vidas perdidas en el 11-S. Claro está que Feinberg tiene razón. El dinero importa. Y en este caso, importa tanto para seguir adelante como para evitar un desastre económico que afecte al Estado y a las grandes corporaciones.

Bajo esa idea, fue creado por el Gobierno estadounidense el Fondo de Compensación del 11 de septiembre, que a través de una indemnización variable (especialmente en razón de la situación financiera de las víctimas) inhabilitaba la posibilidad de futuras demandas por responsabilidad civil, tanto contra el Estado como con las industrias aéreas.

Feinberg es un abogado influyente, docente universitario y líder de un imponente buffet. A su vez, es demócrata, lo que hace que, frente a la presidencia republicana de George W. Bush, en caso de que el Fondo fracase, su participación pueda ser vapuleada sin por ello atribuirle la máxima responsabilidad al gobierno. Pero principalmente, Feinberg se cree capaz de manejar el fondo con éxito y algo de altruismo o vanidad, lo impulsan a presionar su selección. Además, las normas son claras y cada vida tiene un parámetro específico de medición. Pero… ¿cómo explicarle a un familiar que la vida de un ser querido tiene un precio?

La nueva película de Sara Colangelo (The Kindergarten Teacher) trabaja con una de esas historias reales irresistibles para adaptar al cine, reutilizando estructuras casi inmodificables en este tipo de propuestas pero que siguen funcionando con igual eficacia. Tal es así que el nuevo film de Netflix no busca mucho más que ser una producción casi infalible en términos algorítmicos (y susceptible de alguna que otra estatuilla), aunque ello no obsta que haya varios aciertos destacables, entre los cuales se distingue la sobria interpretación del siempre versátil Michael Keaton, en un registro similar -aunque más contenido y dramático- al que supo llevar en la aclamada y oscarizada Spotlight. Asimismo, las restantes estrellas como Amy Ryan (The Office) y Stanley Tucci (The Devil Wears Prada) también aportan una marca de categoría a la película, y especialmente éste último, comparte algunos de los más atractivos momentos del film junto con Keaton.

También resultan oportunos los momentos en los que las subtramas de algunas familias adquieren un peso mayor en el metraje por sobre el extenso desarrollo que atiende a las cuestiones burocráticas del caso, y sin caer en golpes bajos (al menos, en la medida que la tragedia lo permite), conceden a la película contenido dramático que agiliza la narración y, a su vez, aportan valiosas retrospectivas, por ejemplo, respecto a repudiables situaciones en torno a una víctima homosexual.

En la antesala de los 20 años del 11-S, Worth significa una correcta propuesta que, amén de no ofrecer nada nuevo en este tipo de producciones, y careciendo de esa intensidad propia de otros dramas legales como El juicio de los siete de Chicago, cuenta una historia atractiva y poco conocida que se destaca por sus magníficas interpretaciones.

estrella7