Crítica de Yesterday

Un músico que lucha por abrirse camino se da cuenta de que es la única persona en el mundo capaz de recordar a los Beatles.

Yesterday

Jack es un músico fracasado. Sueña con ser una gran estrella pero toca en pubs donde nadie lo escucha, en los peores escenarios de festivales y ni siquiera sus amigos saben sus canciones. Pero todo cambiará cuando todo el mundo olvide a The Beatles, excepto él. Yesterday es la última película del querido Danny Boyle, en donde hace alarde de alguno de sus talentos y deja muchos otros afuera. Una simpática comedia que peca de simplista y se mantiene a flote por las canciones.

Un día te despertás y te das cuenta que una de las bandas más influyentes del mundo jamás existió, que la búsqueda de la palabra «Beatle» sólo arroja fotos de insectos, que nadie escuchó jamás «Let It Be», «Hey Jude» o «Eleanor Rigby», pero que vos sí te acordás -o en el caso del protagonista, al menos dos de estas tres-. Esto es lo que le pasa a Jack (Himesh Patel), un músico frustrado que trabaja medio tiempo como repositor en un supermercado mientras espera que su carrera despegue. La única que cree que esto va a pasar, incluso más que Jack, es Ellie (Lily James), su mejor amiga y manager. Varias presentaciones fallidas lo empujan a tomar la decisión de abandonar su sueño y volver a la realidad, esto hasta que sufre un accidente, pierde dos dientes y, cuando abre los ojos, despierta en un mundo donde no existen los cuatro de Liverpool.

Yesterday

Partiendo de una premisa más que interesante: «¿Qué pasaría si solo una persona supiera esas canciones?», la película de Boyle genera muchos chistes y gags graciosos, con otros que se quedan en el intento. Es un tanto irregular en su desarrollo y la siempre necesaria historia de amor no termina de ser creíble, cayendo en todos los lugares comunes posibles. Los personajes secundarios, por otro lado, rellenan muchos huecos que se van generando y por momentos son lo mejor de la historia: Joel Fry, Kate McKinnon -interpretando a una manager de una forma bastante histriónica pero cómica- y un Ed Sheeran que demuestra que puede hacer algo más que un cameo un tanto vergonzosos en Game of Thrones.

Pero así como en muchos momentos lo que sucede es predecible, como el final y todo lo que hace a la relación entre Patel y James, tiene momentos sorprendentes y hasta emotivos que sacudirán al espectador y eso será, definitivamente, lo mejor de esta simple historia. Yesterday es una película con una increíble banda sonora -obviamente-, actuaciones correctas y lindos momentos que dejarán al espectador con una sensación de felicidad. No es una de esas que se recuerdan con el pasar de los días, pero sí de esas que alegran y consiguen que la sonrisa se quede con uno luego de que sale de la sala.

6 puntos