El director de Dark Phoenix habló sobre su fracaso

Simon Kinberg se abre.

Dark Phoenix, failure, bomb, fracaso, 2019, Simon Kinberg, flop

No hay otra forma de ponerlo: Dark Phoenix es un fracaso. En términos de crítica, es la más vilipendiada de toda la franquicia. Por difícil que fuera, la respuesta fue incluso más negativa que para The Last Stand, X-Men Origins – Wolverine o Apocalypse. Cuando la recepción general es mala todavía se puede confiar en lo económico, pero a menos de dos semanas de su estreno se puede reconocer que tuvo el peor desempeño financiero en los casi 20 años de historia de los mutantes en el cine. Con una franquicia instalada, un conjunto de estrellas reunidas y una querida línea argumental en necesidad de reivindicación, ¿qué es lo que pasó? El director debutante Simon Kinberg (X-Men: Days of Future Past) esbozó una sincera explicación.

En diálogo con KCRW’s The Business -vía Collider-, el realizador se abrió respecto a lo que fue la floja salida de su película a nivel mundial, con distintas razones que conspiraron en contra de su resultado final. “Claramente es un film que no conectó con las audiencias que no la vieron, claramente no conectó lo suficiente con el público que sí la vio, así que eso es culpa mía”, reconoció. También se lamentó por la complicada situación en la que quedó tras los cambios en su fecha de estreno. “Siempre sentí que teníamos una fecha difícil para esta película en particular. No fue hecha como una clásica de superhéroes sino más como una película pequeña, dramática, íntima. Originalmente iba a salir el pasado noviembre, después en febrero, y esas eran fechas con las que se hubiera sentido más apropiada”, sostuvo. Por supuesto que no ayudó el salir semanas después de Avengers: Endgame.

Dark Phoenix, failure, bomb, fracaso, 2019, Simon Kinberg, flop

Kinberg prosiguió: “Y creo que salir cinco, seis semanas después de lo que bien puede ser la película más grande o la segunda más grande de la historia del cine, que también sucede que está dentro del género de los superhéroes, era algo difícil para nosotros… y siempre anticipé que iba a ser duro seguir el viento de cola de esa película. Pero no culparía a ese fin de semana”. Desde ya que no ayudó a sus posibilidades el anuncio del acuerdo entre Disney y Fox, que generó un cambio de mirada respecto a los mutantes -es decir, con todo a favor Dark Phoenix igual hubiera sido la última iteración de estos personajes-, que ya venían golpeados tras la fallida Apocalypse.

“Bueno, no hay dudas de que la gente iba a ser despedida o renunciaría… En los últimos seis meses, más o menos, hubo despidos masivos. Miles y miles de personas. Entonces el área de marketing y publicidad de Fox fue severamente golpeado, y lo noté porque iba a reuniones de marketing a cada semana y había gente que ya no estaba. Era gente con la que trabajé por muchos años en muchas películas que hice”, planteó. Kinberg agregó: “La gente de Disney claramente es la mejor en el mundo en promocionar películas. Pero sé que tienen un proceso que por lo general empieza un año antes del lanzamiento de una película y, en nuestro caso, se le dio dos meses hasta el estreno… no podían hacer nada hasta que la fusión estuviera finalizada”.

A pesar de todas las razones que conspiraron para este resultado, el realizador asume la responsabilidad completa. “Estoy aquí y estoy diciendo que cuando la película no funciona, la culpa es mía. Soy el guionista y director de ella, la película no conectó con las audiencias, es mi responsabilidad”, aceptó. En el marco de la entrevista también se refirió a las charlas que mantuvo con Kevin Feige, más bien centradas en Aquaman y The Twilight Zone, no así en el futuro del MCU post-fusión con Fox.

Reveló también que, entre los múltiples mensajes de apoyo que recibió tras la cruda salida a los cines, el más importante fue el de Tim Miller, director de Deadpool, quien apreció la película y le expresó que el público iba a disfrutarla en un futuro, cuando este contexto cambiara. Y sobre si estaba aliviado por haber terminado con los malditos X-Men, remató: “Aliviado no, porque amo a estos personajes. El proceso de hacer estas películas ha sido muy difícil. Así que definitivamente me siento entusiasmado de moverme a un espacio donde no haya un legado de dificultad. Pero dicho eso, amo a estos personajes. Estoy entusiasmado por ver lo que Marvel hará con ellos”.