Lo Mejor del 2018, según Hernán Fretes

Las 10 favoritas de Hernán Fretes, en orden alfabético.

En un año lleno de buenas películas, podría hacer una lista con 30 de mis favoritas como mínimo. Así que entiendan lo difícil que me resultó confeccionar esta lista, de la que me puedo arrepentir en cualquier momento del futuro cercano. Vale aclarar que dejé afuera algunas que estrenaron este año en Argentina, pero que afuera habían estrenado hace rato como Phantom Thread o The Post, que me parecen enormes. Dicho esto, acá van 10, por orden alfabético.

ANNIHILATION

ANNIHILATION

Alex Garland es de los exponentes más talentosos y con más futuro en el cine de género. En Annihilation continúa su andar sci-fi, esta vez definiendo un ecosistema perturbador y hermoso, donde las preguntas son más importantes que las respuestas. Todo lo bello encierra un lado B y lo desconocido se transforma en un motor de creación y no de caos. Personalmente, necesito más películas que abracen los géneros de esta manera, y más pantallas dispuestas a proyectarlas.

CUSTODY

CUSTODY

Xavier Legrand propone un relato acerca del peligro, el miedo y el secuestro de personalidades dentro de una familia. Articula puntos de vista de una manera increíble y oscurece y tensiona todo lo que la narrativa permite. Transforma un drama en una película de horror, y esa transición se da de una manera tan natural que uno deja de ver las aristas del guion que lo sostiene. Escribí cuando estrenó y se puede leer en este link.

HALLOWEEN

HALLOWEEN

Difícil olvidarme de esos últimos veinte minutos. Difícil olvidarme de lo que resultó ser esta película. El terror como vehículo de conceptos, de críticas, de definición de principios y épocas. David Gordon Green dirige una película esencial, invierte roles de manera astuta y redefine la figura femenina en el cine de terror del siglo XXI, con tremendo pulso narrativo y visual, y con la banda sonora compuesta por Sir John Carpenter como estandarte; para recordarles a todos que nunca hay que dar por muerto a Michael Myers.

HEREDITARY

HEREDITARY

Una trompada. Una película retorcida y turbia que se convierte en una experiencia fuertísima. Una ópera prima que gira sobre las mismas inquietudes que Ari Aster venía plasmando en sus cortos anteriores: Munchausen y The Strange Thing About the Johnsons; la familia como recipiente del mal, el legado como hogar del silencio. La actuación de Toni Collette es impresionante.

JOEL

JOEL

Carlos Sorín otra vez en el sur. En este caso para contar la historia de Joel y la vulnerabilidad de un niño nacido en los márgenes de la sociedad, en medio de un proceso de adopción.  Sin golpes bajos y pintando el cuadro de una comunidad que es reflejo de la sociedad argentina del 2018, Sorín aprovecha para hablar de las instituciones educativas y familiares, sus miserias, y sus hipocresías.

MISSION: IMPOSSIBLE – FALLOUT

MISSION: IMPOSSIBLE - FALLOUT

La claridad narrativa, Tom Cruise consolidado como el héroe de acción definitivo, la secuencia del paracaídas, la de París, la escena del baño, la dirección de McQuarrie, la inteligencia de su guion. Todo eso y más. Podría seguir, pero creo que alcanza.

ROMA

ROMA

Acaso la película más personal de Alfonso Cuarón. Sostenida sobre un lenguaje audiovisual demoledor, donde el uso del sonido detalla y enriquece igual que lo que se ve, Roma se construye sobre la estructura del recuerdo, o al menos de eso que enarbolamos como tal. Y eso es lo trascendental de la Roma de Cuarón. Una memoria hecha película.

THE STRANGERS: PREY AT NIGHT

THE STRANGERS: PREY AT NIGHT

Otro capitulo en el andar de Los Extraños. Esta vez, un viraje hacia el slasher, un homenaje al género y a John Carpenter. Una versión lúdica e inteligente, donde la invasión del hogar trasciende las paredes de una casa. No solo tiene una de las mejores escenas del año -si la vieron recordarán esas palmeras de neón-, sino que usa “Total Eclipse of the Heart” como nadie.

UNDER THE SILVER LAKE

UNDER THE SILVER LAKE

David Robert Mitchell entendió todo. Construyó un relato acerca del pertenecer a una generación hiperestimulada que cree apropiarse de lo cultural y en su afán de comprender el mundo, se ahoga en un vaso de agua. Aparte, ¿quién mejor para encarnar a ese millenial atormentado que Andrew Garfield?  El amor por el cine, lo metalingüístico, Thomas Pynchon, y una banda sonora a lo Bernard Herrmann de Disasterpeace que la convierten en una película recontra trascendental.

YOU WERE NEVER REALLY HERE

YOU WERE NEVER REALLY HERE

Seis años después de We need to talk about Kevin, la directora Lynne Ramsay vuelve con esta película acerca de Joe (Joaquin Phoenix) un ex agente del FBI y veterano de guerra que trabaja rescatando chicas victimas de tráfico sexual. Todo acá eriza la piel: un Joaquin Phoenix descomunal en un papel con una construcción psicológica compleja, una puesta de escena criteriosa y poderosa de Ramsay, y la partitura del enorme Johnny Greenwood que se te mete por los huesos (Véase la escena de la mansión). Una película atmosférica y oscura, que golpea y se lleva puesto todo.

Menciones especiales para un montón de películas más, que bien podrían estar en esta lista, pero no me lo hagan pensar dos veces porque la cambio en seguida: Ready Player One, Paddington 2, Cold War, American Animals, Sorry to Bother You, BlacKkKlansman, Teen Titans Go! To the Movies, Tully, A Star is Born, The Week Of, Isle of Dogs, El Angel, Rojo y otras tantas que en otro momento detallaré. ¡Por un 2019 igual de bueno o mejor!