Millennium y el furor del policial nórdico

Un análisis sobre las adaptaciones de la obra de Stieg Larsson.

Millennium, Lisbeth Salander

Padres del contemporáneo boom literario surgido en las entrañas de la gélida Europa nórdica, los emblemáticos Stieg Larsson, Arnaldur Indridason o Jo Nesbø se encuentran entre los autores más vendidos en la actualidad, acaparando un género negro furor de multitudes en el mundo entero. Siguiendo la línea de otro exponente, el notable Henning Mankell, cuya brillante creación del inspector Kurt Wallander fuera llevado al formato televisivo de la mano de la BBC -interpretado por Kenneth Branagh-, el mencionado Larsson ocupa un lugar fundamental dentro de la transición que hizo la novela, desde el plano literario al séptimo arte.

Allí, en el corazón de la novela nórdica se sitúan una serie de libros pertenecientes a la saga Millennium, obra de Stieg Larsson, que alcanzaría límites de popularidad impensados. El destacado autor y periodista sueco murió en noviembre de 2004 de un ataque al corazón -a sus jóvenes 50 años- no llegando a ver publicada ninguna de las novelas de la trilogía. Mucho menos soñaba con semejante éxito. Tras el fallecimiento del escritor, David Lagercrantz –mano derecha del autor- fue el elegido para continuar la historia de los personajes en su saga y luego trasladados al formato audiovisual. Es por ello que a su firma pertenece la cuarta novela “Lo que no te mata te hace más fuerte”, última adaptación a la pantalla por parte de la grandiosa franquicia policial.

Millennium, Lisbeth Salander

En clave de thriller político atestado de conspiraciones y crímenes, la original trilogía Millennium llevada al cine comprende los volúmenes “Los hombres que no amaban a las mujeres”, “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” y “La reina en el palacio de las corrientes de aire”, todas estrenadas en 2009. Sus personajes principales son Lisbeth Salander, una hacker veinteañera que posee una memoria fotográfica, y Mikael Blomkvist, un atormentado periodista de investigación y editor de la revista Millennium. Las tres primeras películas adaptadas al cine por la factoría sueca fueron protagonizadas por Michael Nyqvist (Mission: Impossible – Ghost Protocol, fallecido en 2017) y Noomi Rapace (Prometheus). Lo que a simple observamos de estas trilogías de novelas escritas por el añorado Larsson, es un perfecto equilibrio de entretenimiento y calidad artística necesarios para cautivar fanáticos en todo el mundo. Su debut en la pantalla encuentra el eco y el visto bueno de sus lectores alrededor del planeta, quienes devoraron cientos y cientos de páginas causando un furor impensado. El mérito radica en el notable talento del escritor para crear dos personajes antológicos inmersos en un mundo de conspiraciones, crímenes e intrigas, sello del clima que respira la obra. Además, con gran pulso dramático, el autor sueco se permite insertar la pizca romántica en su dosis justa, conformando un menú atractivo, diverso y sumamente adictivo.

Niels Arden Oplev fue el realizador encargado de trasponer a la pantalla la primera de las novelas, titulada Los Hombres que no amaban a las mujeres. Pistas falsas, manipulaciones políticas y un mundo repleto de perversiones y miserias son los condimentos para este plato fuerte del policial sueco, mosaico de una sociedad nórdica hundida en la corrupción y la misoginia. Ingenioso y fascinante debut en la pantalla grande, la saga iba por más. Para su continuación, el director Daniel Alfredson concibe en Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, una secuela que mejora lo hecho por su predecesora. La evolución de la historia, la hondura psicológica y en anclaje dramático que otorgan sus personajes dota al film de una dimensión superlativa. Nunca más apropiado, no hay dos sin tres. La adaptación cinematográfica de la última novela escrita por Stieg Larsson, Millennium 3: La reina en el palacio de las corrientes de aire, recurrió nuevamente a Daniel Alfredson para sus labores de dirección. Compleja, profunda e inquietante, el director de Blackway (2015) transita la huella autoral sembrada por el genio sueco para deslumbrarnos con una recreación notable de esta fría atmósfera nórdica como marco a una intriga desasosegante, en dónde la muerte próxima se percibe más gélida que el impiadoso clima.

Millennium, Lisbeth Salander

Pasaron cinco años para que Hollywood comprara los derechos de la novela al hacerse cargo de The Girl with the Dragon Tattoo (2014). David Fincher aportó a la saga la oscuridad habitual de sus universos cinematográficos, en donde conviven asesinos en serie (Se7en), desapariciones enigmáticas (Gone Girl) y periodismo de investigación criminal (Zodiac). Dotando a la historia de una atmósfera perturbadora y un pulso narrativo inquietante, Fincher lo hizo de nuevo gracias a una relectura made in Hollywood y apoyado en una banda sonora compuesta por el siempre eficiente Trent Reznor, líder de Nine Inch Nails.

Un año después del lanzamiento del tercer libro de la saga, se dio a conocer la versión televisiva de la misma, una miniserie de seis capítulos que fusionaba las tres películas previamente descritas, tomando ciertas licencias propias de la adaptación para profundizar personajes, conflictos y subtramas. Los retos lógicos que afronta toda adaptación cinematográfica -o televisiva, en este caso-, al trasponer material literario a la pantalla se hicieron evidentes. Siempre nos encontramos con el desafío que representa la fidelidad al original como primer escollo a ser sorteado, reto del que la miniserie sale airoso, no obstante ofreciendo un producto de calidad indudable y propia impronta.

Millennium, Lisbeth Salander

Basado en la novela “Lo que no te mata te hace más fuerte”, la película The Girl in the Spider’s Web representa el enésimo regreso de la mentada saga al mundo cinematográfico. Recientemente estrenada en los cines de todo el mundo, el dueto interpretativo cruzará sus caminos nuevamente en esta entrega, en donde Claire Foy y Sverrir Gudnason son los actores elegidos para dar vida a los icónicos personajes. El film ofrece una trama familiar para sus seguidores en donde abundarán, como es habitual, la red de espías cibernéticos y corrupción en las altas esferas de los servicios secretos norteamericanos. Foy retoma el papel que estuvo en manos de notables intérpretes como Noomi Rapace y Rooney Mara, mientras que Gudnason se encarga del rol que dejara vacante Daniel Craig, ocupado en su próxima recreación de James Bond.

La Chica de la Telaraña, continúa con la trama concretada por Stieg Larsson en los tres primeros libros de la saga, conformando el característico paisaje oscuro que transitó el cine nórdico de moda. Una franquicia literaria que ha vendido millones de ejemplares en todo el mundo y se ha convertido en un best-seller récord traducido a más de 30 idiomas va en búsqueda de su nueva conquista cinematográfica, para revalidar éxitos de un pasado triunfal. Pese a no contar con estrellas convocantes, los fans alrededor del mundo esperan una película a la altura de la saga literaria: oscura, excesiva y trepidante.