Modern Love, una grata sorpresa de este 2019

Algunas líneas sobre la serie antológica de Amazon.

Modern Love, Anne Hathaway

En medio de un montón de series transgresoras, políticamente correctas o incorrectas, anarquistas, cínicas, sarcásticas, de humor negro, explícitas o de alto contenido sexual y violencia, llega Modern Love, una serie antológica que solo quiere hablarnos del amor. Amor puro y sincero…

En 2004, The New York Times inauguró una columna llamada «Modern Love», en la que se propuso publicar las mejores historias sentimentales de los lectores para formar un batido de lo que en aquel entonces llamaron «el amor moderno». La columna lleva ya 15 años publicándose y el periodista que coordina esta sección, Daniel Jones, ha llegado a leer decenas de miles de ensayos sobre amor, rupturas, felicidad y desesperación, en las que de vez en cuando aparece una chispa de sabiduría vital, un relato con moraleja que nos obliga a hacernos las grandes preguntas de la vida. Cabe señalar que la columna recibe alrededor de 8.000 propuestas cada año, con la convicción de su editor de que «todos tenemos una historia que contar». Producida por Amazon, Modern Love es una serie antológica basada en la famosa columna, con una primera temporada constituida por ocho episodios de 30 minutos cada uno, que recopilan ensayos en los que sus autores reflexionan sobre el amor desde ángulos por completo originales.

El estreno de la serie se dio en el mes de octubre del 2019, y llegó para hablarnos del Amor en toda la expresión de la palabra y, aunque funcionan como una historia independiente, también se entrelaza con el concepto del romance y las relaciones de nuestra época.

Por supuesto que en la versión para televisión se toman algunas salvedades y libertades con respecto al material de origen -se hace en todo lo que lleva el rótulo de «basado en hechos reales»-, pero, aun así, sigue siendo lo suficientemente fiel como para evocar el espíritu original de las historias entrañables que el público lector de la columna recuerda con cariño y que toda una nueva audiencia conocerá gracias a esta serie.

Modern Love, Tina Fey, John Slattery

Las historias escogidas para esta primera temporada incluyen a una joven (Cristin Milioti) que comparte sus alegrías y penas con el portero de su edificio, una periodista (Catherine Keener) y un emprendedor (Dev Patel) que comparten historias amorosas después de su entrevista, una mujer bipolar (Anne Hathaway) que intenta hacer vida normal sin que nadie note sus cambios de humor, un matrimonio (John Slattery y Tina Fey) que ha olvidado aquello que les unía como pareja, un chico tímido (John Gallagher Jr) y una mujer despampanante (Sofia Boutella) que tienen la segunda cita más accidentada de la historia, una pareja gay (Andrew Scott y Brandon Kyle Goodman) que buscan la paternidad con la ayuda de una chica embarazada (Olivia Cooke), que vive como una nómade, una joven ingenua (Julia Garner) que proyecta el trauma de la ausencia paterna en una extraña relación con su jefe mucho mayor que ella (Shea Whigham), y una pareja de ancianos viudos (Jane Alexander y James Saito) que encuentran el amor juntos cuando menos lo esperaban.

Lo más reprochable de Modern Love es que las historias que conforman la primera temporada no tienen mucho de moderno. Es perceptible que la serie exhibe una mayoría de historias protagonizadas por personajes blancos, heterosexuales y de clases media-alta. Es decir, el objeto primordial sobre el que se desarrolló tradicionalmente el género de la comedia romántica, cuyo principal ensueño es la vida de éxito en Nueva York, ciudad donde, precisamente, se sitúan todos los relatos de esta serie. Sin embargo, hay algunas excepciones -una pareja gay, un par de secundarios afroamericanos y un anciano asiático-. Aunque la mayoría blanca y normativa es innegable, no descartamos que para una siguiente temporada se incluyan relatos con mayor diversidad.

Dicho esto, es obvio que la serie se refiere más a los modos en los que nos relacionamos en 2019 sobre la base de las relaciones tradicionales y no tanto sobre qué nuevos tipos de relaciones se han formado en esta modernidad en la que vivimos. Hablan de las «apps» para ligar -de hecho, uno de sus personajes es el creador de una de ellas- y de la incidencia de las redes sociales en la (in)capacidad para conectar con los demás. Pero, sobre todo, habla de los conceptos inmutables en una era tecnológica: la soledad, la necesidad de cariño, los traumas familiares.

Modern Love, Dev Patel, Catherine Keener

Sin embargo, es rescatable que su elenco es diverso en cuanto a edades y color de piel; así que, aunque las experiencias, el nivel de vida y el tipo de relaciones entre los protagonistas no representan el amplio espectro del concepto de amor moderno, la selección de historias de Modern Love es variada, sus temas no son repetitivos y la mayoría dejan la sensación de que nos gustaría seguir viendo a sus protagonistas durante más episodios. Y esa es una buena señal.

Así que, a pesar de esa falta de diversidad, es imposible no rendirse ante el puro romanticismo que emana esta serie. Un amor que, pese a los obstáculos que pueda encontrar, siempre va ligado a la esperanza. Modern Love es un soplo de aire fresco, inocente, noble y sin dobles intenciones, un mundo casi utópico en el que se desarrollan sus personajes. Basándose en historias reales, se ve en cada episodio una honestidad arrebatadora, un idealismo que nos lleva a reflexionar sobre asuntos que van más allá del chico-conoce-chica o matrimonio-en-crisis. En ellos vemos la luz, y nos da esperanza para que en la segunda temporada encontremos un amor más complejo y diverso, más moderno, sin perder esa aura de cuento que han exhibido en estos primeros episodios.

Mi episodio favorito es el tercero, no solo porque Anne Hathaway esté soberbia, sino porque nos habla del amor propio, de la aceptación personal y de nuestras diferencias, y de la importancia de contar con personas que nos acepten como somos. Eso es amor.

Modern Love, Sofia Boutella

Tan solo después de un par de semanas de su emisión, la plataforma de Amazon ha confirmado que la serie tendrá una segunda temporada. La noticia llega casi de inmediato de su estreno, lo que confirma el gran interés entre el público. Y se agradece, pues estamos seguros de que aún hay más historias de amor por contar. La famosa columna tiene 15 años compartiendo lo glorioso que es el amor, por lo que es seguro que la segunda tanda de episodios traerá estas historias que han cautivado desde el periódico.

En el aspecto técnico no hay mucho que decir, excepto destacar el gran acierto que es la selección de actores. Es glorioso tener a grandes estrellas de Hollywood recreando las historias de amor y siendo sobrevivientes ante las complicaciones de nuestra realidad actual en ocho pequeños episodios y, por supuesto, le agregan interés al espectador por verla. Además, le sumamos la música, la cual logra acompañar muy bien cada historia.

En conclusión, Modern Love llegó para hablarnos de ese amor que todos desearíamos si estuviéramos en las circunstancias de estas historias; el amor de todo tipo y en sus diferentes formas, con una inocencia utópica pero esperanzadora. Y entre superhéroes, distopías, fantasías y comedias descaradas y sórdidas, necesitábamos de una ola de sensibilidad para reavivar la ilusión en nuestros sensibles corazones y entender que, en el amor, y en la vida, lo más importante es escuchar.

8 puntos