ESPECIAL

Muñecos en el Cine: un repaso por su historia

A raíz del estreno de la nueva Child’s Play.

Publicado por Oscar Faerher el 12 de julio de 2019

Muñecos en el Cine: un repaso por su historia

muñeco, cine, Child's Play, Chucky

La presencia de muñecos al frente de películas no es un concepto nuevo y ha sido explotado en géneros varios como terror, acción, fantasía o comedia; con distintos niveles de éxito, pero sin pasar nunca inadvertidas para el público.

Así nos encontramos con decenas de producciones directas a DVD de la muñeca más famosa del mundo, Barbie. Ya sea reversionando historias clásicas como “Princesa y Plebeya” o “El lago de los cisnes” y “El Cascanueces” a historias originales, la mayoría son de una calidad que sorprendería al más prejuicioso de los espectadores, así como un gran éxito entre las niñas de 3-9 años. Las tenemos de aventuras como Pequeños Guerreros (Small Soldiers, 1998) con una sencilla pero entretenida historia de figuras de acción de bandos contrarios luchando entre sí -bajo la dirección de Joe Dante (Gremlins)-, o las variedades de producciones de LEGO, desde la grata sorpresa que fue La Gran Aventura LEGO (The LEGO Movie, 2014) o su menos inspirada secuela de este año, pasando por The LEGO Batman Movie (2017) y la enorme cantidad de títulos directos a DVD, o la inminente película de Playmobil, que llegará a los cines en septiembre de este año.

muñeco, cine, Small Soldiers

Y por supuesto que si hablamos de muñecos en el cine, es imposible ignorar a Toy Story, la mega exitosa saga de Pixar, amada por millones de niños pequeños y niños de más de 30 alrededor del mundo.

Pero aprovechando el estreno de la nueva versión de Chucky (Child’s Play), nos tomaremos un momento para revisar la presencia en pantalla de muñecos que cobran vida con motivos un tanto diferentes que acompañar a su dueño a la universidad.

muñeco, cine, Child's Play

Nos referimos a muñecos aterradores, que logran erizar nuestra piel y hacernos estrujar la mano de quien esté en la butaca de al lado.

El miedo extremo a los muñecos recibe el nombre de pediofobia, y está emparentada con su variedad, la automatonofobia -miedo a los muñecos articulados-. Este tipo de patologías provoca un miedo irracional e incontrolable en quien la padece pero, por suerte para los productores cinematográficos, la incidencia en la población es muy baja -menos del 5% de la población mundial, considerando la totalidad de las fobias- ya que sería imposible para cualquier persona que las padezca siquiera mirar el póster promocional de ellas, mucho menos contemplar la idea de ver la película.

Según muchos investigadores, el miedo a los muñecos está asociado a la ruptura de la inocencia de nuestra niñez. El investir a algo que nos provoca ternura de una faceta espeluznante o amenazadora, provoca en nosotros una sensación perturbadora. Sensación de la cual el cine se ha nutrido desde hace décadas.

muñeco, cine, Gabbo, The Great Gabbo

Se podría decir que la primera incursión en la gran pantalla de un muñeco malvado fue a fines de la década del ’20, como eje del film El Gran Gabbo o El otro yo, como se la conoció en algunos países, (The Great Gabbo, 1929). En ella un famoso ventrílocuo (Gabbo) utiliza a su marioneta Otto como vehículo de su maldad. En realidad, y como ocurre en Frankenstein -la obra maestra de Mary Shelley-, el monstruo aquí no es la criatura sino su creador, pero es innegable lo inquietante que resulta la sola presencia del muñeco en sus escenas en pantalla, razón suficiente para incluirlo en esta lista.

muñeco, cine, Dead of Night, The Ventriloquist's Dummy

Sin embargo muchos considerarían al primer muñeco macabro de la historia del cine al protagonista de una de las seis cortas historias de Al morir la noche (Dead of night, 1945), la película de mediados de los ’40. En forma concreta me refiero a “The Ventriloquist’s Dummy”, donde un muñeco llamado Hugo tiene vida propia y, les aseguro, sin develar demasiado de la trama, que aún hoy lograría ponernos los pelos de punta. De hecho, el gran Martin Scorsese la coloca en el puesto 5 de las 10 películas más aterradoras que ha visto.

muñeco, cine, Trilogy of Terror

Continuando con nuestro recorrido, en la década del ’70 se estrenaba Los Enigmas de Karen (Trilogy of Terror, 1975) y aunque en nuestro país pasó directo a la televisión de los sábados a la noche, el recuerdo de ese muñeco mitad tótem Zulú, mitad guerrero indígena, de dientes afilados y pequeña lanza en mano, quedó firmemente grabado en una generación de cuarentones.

Lo mismo podríamos decir del film protagonizado por el entonces no tan conocido Sir Anthony Hopkins, una nueva visita del género a la relación ventrílocuo/marioneta en la película que en español llevó el nada misterioso título de El muñeco diabólico (Magic, 1978), llevando la premisa de El gran Gabbo de horror psicológico a otro nivel, logrando crear verdaderas situaciones que erizan la piel -y varios asesinatos en el medio, claro-.

muñeco, cine, Magic, muñeco maldito

La próxima memorable aparición de un muñeco maldito en la gran pantalla sucedió en la que se convertiría en un clásico del género. Me refiero a la espeluznante obra del director Tobe Hooper (The Texas Chainsaw Massacre, Salem’s Lot) estrenada a principios de los ’80: Poltergeist: juegos diabólicos (Poltergeist, 1982). Como si los muñecos no generaran ya suficiente temor, decidieron que este fuera además un payaso. Sin dudas su aparición en la película, aunque breve, alcanzó para generar una nueva ola de coulrofóbicos (miedo a los payasos) y llevarse el momento más memorable del film. Escalofriante.

muñeco, cine, Poltergeist

Y así es como llegando a fines de la década del ’80 nos encontramos con la primera aparición del muñeco que marcaría a toda una generación, y se convertiría en parte de la cultura popular. Sí, finalmente llegamos al estreno de Chucky, el muñeco diabólico (Child’s Play, 1988). La historia de la primer incursión de Chucky, dirigida por Tom Holland (no, no el amigable héroe del vecindario, solo comparte el nombre con el actual Spider-Man), es bastante diferente de la remake que veremos esta semana en los cines. Aquí un despiadado asesino llamado Charles Lee Ray transfiere su alma a un muñeco mediante el uso de la magia negra, mientras agoniza por el disparo letal de un policía. En la versión actual se quitó toda la historia del asesino y se suprimió cualquier atisbo de magia, reemplazándola por problemas tecnológicos que producen una falla un tanto peligrosa en el juguete, convirtiéndolo en un asesino adorable.

muñeco, cine, Chucky

A la primera película le siguieron su secuela, Child’s Play 2 de 1990 y una tercera parte en 1991, recaudando entre las tres unos 100 millones de dólares. Al parecer estos números le resultaban redituables al estudio, que bombardeo al público con continuaciones, la mayoría de las cuales aterrizaron directamente en DVD. Así llegarían La novia de Chucky (Bride of Chucky, 1998), protagonizada por Jennifer Tilly (Mentiroso, mentiroso; Los Fabulosos Baker Boys), El hijo de Chucky (Seed of Chucky, 2003), La maldición de Chucky (Curse of Chucky, 2013) y El culto de Chucky (Cult of Chucky, 2017) como los intentos finales de exprimir hasta la última gota de una franquicia agonizante y esperando, tal vez, beneficiarse de la que era la recién llegada al universo de muñecos diabólicos: Annabelle.

La muñeca de porcelana de rostro perturbador hizo su aparición en los primeros minutos de El Conjuro (The Conjuring, 2013), la película de James Wan, para garantizar su protagónico en el spin-off Annabelle, del año siguiente. El éxito obtenido -257 millones de dólares contra un presupuesto de poco más de 6- aseguraron otra entrega de la macabra muñeca, que hizo las veces de precuela con el título Annabelle 2: la creación (Annabelle: Creation, 2017), recaudando mas de 300 millones a nivel mundial.

muñeco, cine, Annabelle

Obviamente, una tercera entrega era inevitable ante estos números, y es así que hace unos días presenciamos el estreno de Annabelle 3: viene a casa (Annabelle comes home, 2019), que hasta el momento lleva recaudados poco mas de 150 millones, demostrando la evidente fatiga de la franquicia, un fenómeno al que pocas continuaciones han podido escapar este año.

Pero volviendo ya al muñeco que nos condujo a este repaso, sólo el tiempo dirá si los cambios en la historia y la voz de Mark Hamill como Chucky lograrán cautivar a las jóvenes audiencias actuales. Lo que sí es seguro, es que el séptimo arte no dejará de intentarlo una y otra y otra vez.