Superman & Lois, la mejor versión del hombre de acero y la intrépida reportera

Unas líneas sobre la formidable serie de HBO Max.

Los superhéroes están de moda, eso es innegable, basta ver las superproducciones de Marvel Studios o las de DC Comics, además de aquellas producciones basadas en cómics de editoriales independientes o menos mainstreams, desde Invincible hasta The Boys; lo dicho, el mundo de las historietas está de moda, y el primer superhéroe de la historia no puede estar ajeno a este fenómeno, siendo Superman and Lois un auténtico festín para los fieles amantes del “hombre del mañana”.

Superman es uno de los íconos más preponderante de la cultura pop. El hombre del mañana surgió de la creatividad de Jerry Siegel y Joe Shuster como un personaje para tiras cómicas, posteriormente llegaría a la revista Action Comics en 1938, en aquel primer ejemplar con la mítica imagen de Superman salvando a un hombre, levantando un auto verde como si fuera de algodón – una portada que hoy vale millones-. Un año más tarde, se publicaría por primera vez el primer comic de Superman.

Cierto es que en aquella época existían muchos héroes pululando en la cultura norteamericana, tales como Sandokán, Flash Gordon, los héroes de la mitología griega, entre otros; pero es Superman el que oficializa y populariza el término “Superhéroe” convirtiéndose en el primero de la historia. Siegel y Shuster no tenían ni idea del ícono que habían creado; DC Comics no podía imaginar que aquella inversión de 130 dólares para comprar al personaje, le iba a generar millones a lo largo de las décadas; aquellos primeros lectores de las aventuras de Superman no podían prever que serían los primeros integrantes de una legión mundial de seguidores del hombre de acero; y el universo nunca sospechó que este fue el punto de partida para la proliferación de infinitos personajes superheroicos y el descubrimiento del multiverso.

La popularidad de Superman se incrementó con el paso del tiempo, la editorial no hizo más que hacerlo cada vez más poderoso, crear personajes a su alrededor y darle un propósito: luchar por la justicia y contra la tiranía. Se convirtió en el ejemplo a seguir de los niños, y en cuanto la creatividad y los recursos técnicos lo permitieron, las aventuras de Superman se trasladaron a la radio, luego a la pantalla chica y finalmente a la gran pantalla, el cine. Siegel y Shuster no pudieron contener las lágrimas al ver a su creación a full color y “volando de verdad” en la proyección de Superman: The Movie, en 1978.

Sobre Superman se han contado muchas historias, no solo en los comics, sino también en la pantalla grande, en la animación y en la pantalla chica. He sido gran fan de las series de superhéroes desde siempre, recuerdo con mucho gusto que las primeras que he visto fueron de DC Comics, y entre ellas, de Superman. Los superamigos, Superboy, Lois y Clark: las nuevas aventuras de Superman, Smallville; las películas como Superman: the movie, y todas las de Christopher Reeve, Superman Return -la que menos me gusta-, El Hombre de Acero, Batman Vs Superman, Liga de la Justicia; todas estas producciones nos han entregado una versión de Superman, en diferentes etapas de su vida, pero lo que hace Superman and Lois es entregarnos la mejor versión de Clark Kent, y visibiliza la inteligencia y fortaleza de Lois Lane, quien, al igual que los cómics, no es solo la damisela en apuros.

Superman and Lois es una serie desarrollada por la prolífera The CW, protagonizada por Tyler Hoechlin como Superman/Clark Kent y Elizabeth Tulloch como Lois Lane; ambos personajes fueron presentados previamente en la serie Supergirl, y en los crossovers del Arrowverse -universo creado por The CW en el que interactúan principalmente las series The Flash, Supergirl, Arrow, Leyendas del Mañana-, por ende, Superman and Lois, también está contemplada en este universo, compartiendo continuidad. La serie se estrenó el 23 de febrero de 2021 y en marzo fue renovada para una segunda temporada; cuenta con 15 episodios que se pueden ver en la recién llegada a Latinoamérica HBO Max.

La serie puede ser vista como un spin-off de la serie de Supergirl, pero en el universo creado por The CW, las series se van desprendiendo de otras generando sus propias historias, pero a la vez, sin desvincularse del universo del que provienen, o debo decir ¿multiverso? Dicho esto, vale recordar que todo esto proviene de la serie Arrow, ahí vimos por primera vez personajes que luego tendrían su propia serie, como The Flash, por ello, este entorno es llamado Arrowverse, aun cuando Arrow terminara después del crossover Crisis en Tierras Infinitas, el cual abrió el multiverso para DC.

Superman and Lois no es una típica historia de Superman. Tras los acontecimientos de Crisis en Tierras Infinitas, Clark y Lois mencionan que tienen dos hijos, los cuales, además, ya son adolescentes. Esto es importante porque antes de las Crisis, Lois apenas había dado a luz un bebé en Argo, por lo que el hecho de que ahora sean dos niños adolescentes es un efecto directo de aquel increíble evento. La serie se plantea como un drama familiar en el que Clark Kent / Superman y Lois Lane regresan a Smallville con sus hijos Jonathan y Jordan, para conciliar una vida tranquila. Aquí se reencontrarán con Lana Lang y su familia, y cuando un aparente benefactor del pueblo comience a ser demasiado bueno para ser cierto, las cosas se complicarán.

Cabe decir que la premisa es bastante insulsa, pero es que lo mejor está en los detalles: Lois y Clark son despedidos del Daily Planet, por lo que Clark tendrá que estar más en casa, mientras que Lois consigue un empleo en el pequeño diario del pueblo. A esto hay que agregar que los niños no saben que son hijos del hombre de acero, y que uno de ellos tiene un serio trastorno de ansiedad, y por ahora ninguno ha desarrollado poderes; además, el general Lane no está del todo contento con que Superman sea su yerno, mientras que una amenaza exterior le advierte que pronto será el fin del planeta y que Superman será el culpable. Por supuesto que este es el punto de partida, la ruta de la serie se marca desde el primer episodio, y aunque pueda sonar a una trama muy típica, no lo es.

Me considero una fan de DC, he leído mucho del multiverso de DC Comics y eso incluye a Superman, y curiosamente, el hombre de acero no es mi favorito, pero lo respeto. Yo prefiero al Superman menos luminoso, mas taciturno y conflictuado, por ello no me molestó mucho lo que hicieron en el Snyderverse -si es que esto existe-; prefiero el Superman de los New 52 o el de Tierra Uno, me emociona la idea de un Superman malvado al cual hay que combatir para volver a traerlo al lado de la luz. Sin embargo, no puedo negar que amé el “Superman: el hombre de acero” de John Byrne, el de Morrison en “All Star Superman” y el de “las cuatro estaciones” de Jeph Loeb. Y Superman and Lois no solo bebe estos comics, sino que además les hace un justo homenaje.

Sé que puede sonar contradictorio, pero es que todo lo que no me gusta de Superman, es lo que más me gusta de la serie. Tenemos al Superman perfecto, que dice lo que tiene que decir, cuyo mayor conflicto es proteger a su familia o al mundo entero, el que siempre hará y dirá lo correcto, el “boy scout”, el que salva el día; pero también tendremos a Clark Kent, el padre de familia, el que no sabe cómo comunicarse con sus hijos, el vecino del barrio, el reportero desempleado, el esposo que no siempre lo comparte todo, el amigo de la infancia, el bien intencionado. Y es que una de las cosas más valiosas de la serie es ese fantástico balance entre Clark Kent, el simple humano, y Superman, el kriptoniano salvador de la humanidad.

Y si de balance se trata, Elizabeth Tulloch es la mejor versión de Lois Lane en la historia. Acabo de bajar a Teri Hatcher del pedestal en que la tenía, para colocar a Tulloch, porque bien merecido se lo tiene. He terminado hace nada de leer la última serie de Lois Lane de Greg Rucka, y mientras la leía no dejaba de pensar en Tulloch. Lois está muy lejos de ser la mujer que necesita ser rescatada, es valiente, intrépida, incansable en busca de la noticia, la verdad es su norte, y lo único más importante que eso es su familia. Una Lois sin poderes que igualmente será la superheroína que salvará el día; y lo hará con sus consejos, con su entereza, con amor y disciplina, con fortaleza, con paciencia y con ambición por la justicia, el perfecto complemento de este Superman.

Superman and Lois nos presenta una faceta nunca antes vista del hombre de acero y su esposa, los presenta más humanos que nunca, juntos y siendo padres. Los actores están convencidos de su rol, no solo los protagonistas, también los niños y los secundarios. Cada episodio es un cúmulo de acción y emoción; atrás quedaron los temores que vaticinaban una serie mediocre, con efectos de medio pelo, con melodrama adolescente. Superman and Lois nos trae, probablemente, a los Superman/Clark Kent y Lois Lane, mejor escritos en cualquier producción audiovisual (y eso que adoro al Superman de Christopher Reeve).

Me deshago en halagos por los personajes, pero hablemos de la producción y los valores técnicos de la serie, que son bastante buenos. Es obvio que muchos aspectos de Superman and Lois se abordaron como si se tratara de una película, de ahí que destaca la relación del aspecto, la cinematografía y el diseño de producción. Cada vuelo de Superman es alucinante, así como cada efecto de sus poderes; hay una buena variedad de locaciones y lucen creíbles. Hay un buen cuidado en hacer ver la influencia de Superman en todo el mundo y eso se agradece mucho.

Otro asunto importante de la producción, es que se puede decir que está serie se ha hecho con mucho amor por Superman y su mitología, y si bien hay cambios razonables para hacer funcionar la trama, estos cambios no son tirados de los pelos, ni mucho menos se ven forzados. Esto se debe al estupendo guion que está claramente enfocado a balancear el drama familiar, las vivencias adolescentes, las intrépidas aventuras de Lois Lane y el apocalíptico destino de la humanidad cuyo único salvador es Superman. Un trabajo de guion realmente admirable. Asimismo, no quiero dejar de señalar el amor por el personaje, demostrado a través de las miles de referencias a los comics, las cuales se dan a lo largo de estos 15 episodios, siendo el primero el más notable, aunque el capítulo 11 es por lejos mi favorito, contándonos la clásica historia de Superman, pero de una manera adorable, fresca y nostálgica a la vez.

Despertemos del sueño por un momento para reconocer que esta serie no es perfecta, aunque podría serlo para los fans más acérrimos de Superman. Para empezar, le sobran un par de episodios, pues es bien sabido que la serie tendría solo 13, pero la cadena The CW mandó a estirarla has 15, y eso se nota en el reciclado de una parte de la trama. Tengo mis reservas con las resoluciones tipo “por el poder del amor”, es algo que le critico a las últimas producciones de Ryan Murphy; pero debo reconocer que, la trama y los personajes se van construyendo para llevar a la audiencia a preguntarse ¿qué puede ser más fuerte que el amor? Aun así, me lo reservo como un pretexto para encontrarle un punto desfavorable a la serie.

Existe una gran polémica alrededor del personaje de Superman y de cómo Warner no le da el lugar que le corresponde en su universo extendido, y esto se ha dado básicamente porque el fandom no ha logrado encontrar en Henry Cavil al Superman deseado. Si bien físicamente es perfecto, el Superman que le ha tocado representar dista mucho del de Hoechlin. Sin embargo, a falta de un Superman en el cine, tenemos una serie dedicada a él, a su familia, a su mitología, hecha con mucho cariño y de muy buena calidad. Si Hoechlin es físicamente el idóneo para ser Superman o no, es lo de menos, lo importante es que por fin se le hizo justicia al personaje.

Comencé esta reseña hablando de lo que históricamente podría significar Superman para la cultura pop actual. Y es necesario reconocer que al margen de las mil versiones del personaje, el verdadero Superman es aquel capaz de inspirar, proveer y poner en práctica valores universales; y este es el Superman de esta serie. Finalmente, Superman and Lois es ambiciosa y sorprendente, saca fuerzas de lugares inesperados, sin escatimar en la acción, y se forja un camino propio en un universo abarrotado de superhéroes. Muchas ganas de ver la propuesta para la segunda temporada.

8 puntos