The Predator: el guionista habló del final original

Y de las famosas diferencias creativas.

The Predator, Shane Black, Fred Dekker

The Predator fue uno de los títulos que seguramente encabezó la mayoría de listas sobre decepciones del 2018, pero es bien sabido que el director Shane Black (Iron Man 3, The Nice Guys) y el guionista Fred Dekker (The Monster Squad, Robocop 3) tenían una concepción del film muy distinta de la que llegó a salas de cine. De acuerdo a lo que se ha revelado desde su estreno, 20th Century Fox mandó a rehacer gran parte del tercer acto y del desenlace en sí, el cual alguna vez se planeó que conectara con la reconocida franquicia de Alien. Pero ahora, el propio escritor ha salido a explicar el problemático proceso que hubo detrás de cámaras.

Dekker manifestó: “Estábamos a mitad de rodaje. Habíamos ideado una secuencia, que confesé que era mi idea, que era esencialmente que nuestros héroes tenían que ir del punto A al punto B y se apoderan del convoy militar. Y en ese momento de la película, habíamos establecido un par de emisarios Predator, básicamente buenos depredadores. Lo que era interesante para Shane y para mí era hacer una pregunta que nadie había hecho, que era, ¿qué hacen los depredadores, además de cazar? Porque han inventado la nave espacial interestelar. Así que no son estúpidos. No son solo un grupo de palurdos de Arkansas que vienen a la Tierra para jugar el juego más peligroso. Realmente tienen una civilización y una cultura. Y presumiblemente eso valía la pena ser explorado, ya que ninguna de las otras películas lo hizo”.

The Predator, Shane Black, Fred Dekker

“Nuestra idea era que su planeta estaba muriendo. Entonces decidieron implementar lo que exploraron antes, que es el mejorar a las criaturas con el ADN de otros tipos de depredadores de mundos extraterrestres y crear nuevos blancos para sus cacerías”, continuó el escritor, que planteaba que el plan era que dos depredadores tratarían de comunicarse con los humanos, con el objetivo de colaborar unos con otros para el bien de ambas especies. “Terminamos con un final terrible con el que no tengo nada que ver. Shane tampoco lo escribió. Eso es que alguien decidió que era una buena idea”, explicó, y agregó: “En algún momento u otro, el estudio, creo, y no estoy apuntando con el dedo a nadie en particular, pero hubo un temor de que nos alejáramos demasiado de lo que la gente esperaba que fuera la película. Y entonces nos sentamos y dijimos: ‘Creo que necesitamos hacer una cacería y que sea de noche, así da más miedo’. Entonces terminamos yendo en esa dirección, lo cual no creo que nos sirviera porque no superó nada de lo que habíamos visto antes. De hecho, estoy bastante satisfecho con la primera mitad de la película, pero se sale de los rieles… Hollywood hace esto todo el tiempo, al tratar de atraer a todos, no apelas a nadie”. Al igual, otra de las ideas que el estudio decidió ignorar olímpicamente fue un cameo de Arnold Schwarzenegger que sentaría las bases para una secuela, el cual fue rechazado por la cantidad de dinero que el actor demandó a cambio de un día y medio de rodaje.

Así mismo, aquella escena final donde se revela el contenido de la nave estrellada hubiera tenido un impacto distinto, pues hubiera terminado de conectar a la franquicia con Alien, de la misma manera que lo hicieron las recordadas Alien vs. Predator: “Lo filmamos. Escribí esa última línea. Pero no estaba feliz por eso. Todo parecía no estar a la altura de esa franquicia en particular. Fue una de las muchas ideas que discutimos y rodamos. Filmamos una versión donde Ripley estaba en el capullo y filmamos una donde Newt de Aliens estaba en el capullo. Sigourney Weaver no quiso despejar ningún futuro para Ripley en la franquicia y, en última instancia, no creo que nadie recuerde a Newt lo suficientemente bien como para que haya significado algo”. Se desconoce cuál es el futuro de la franquicia iniciada por John McTiernan en 1984, pero todo podría suceder ahora que la propiedad es parte de The Walt Disney Company.

The Predator, Shane Black, Fred Dekker

Desde los extremos lejanos del espacio hasta las calles de los suburbios de una pequeña ciudad, la cacería llega a casa en esta explosiva reinvención de la serie Depredador. Ahora, los cazadores más letales del universo son más fuertes, inteligentes y mortíferos que nunca antes, habiéndose actualizado genéticamente con ADN de otras especies. Cuando un muchacho accidentalmente activa su regreso a la Tierra, solo un destartalado grupo de ex-soldados y una científica disgustada pueden prevenir el fin de la raza humana.

Boyd Holbrook (Narcos, Logan), Olivia Munn (X-Men: Apocalypse, Magic Mike), Jacob Tremblay (Room, Wonder), Trevante Rhodes (Moonlight), Keegan-Michael Key (Key & Peele, Why Him?), Alfie Allen (Game of Thrones, John Wick), Thomas Jane (The Punisher, Hung), Sterling K. Brown (American Crime Story: The People v. O.J. Simpson, This is Us) e Yvonne Strahovski (Dexter, Chuck, 24: Live Another Day) son quienes encabezaron el destacado equipo frente a cámaras.

Shane Black (The Nice Guys, Iron Man 3, Kiss Kiss, Bang Bang) fue el director y también se ocupó del tratamiento de lo que se había llamado una “secuela inventiva” a Predator, en tanto que dejó la escritura del guion en manos de su amigo Dekker, bajo su supervisión. John Davis, productor de la original, desempeñó igual tarea con esta reinvención del clásico film de acción de los ’80.