Crítica de No Soy Tu Mami

Paula es directora de una revista para mujeres como ella: liberales, independientes y comprometidas. Cuando empieza la columna ‘Razones para no ser madre’, se convierte rápidamente en un suceso entre las madres y las no madres.

No Soy Tu Mami, Marcos Carnevale, Julieta Díaz, Pablo Echarri

Paula no quiere tener hijos, tampoco desea una relación tradicional o ninguno de los vínculos que siente impuestos por la sociedad. Ella es independiente y le encanta la vida sin ataduras que lleva. Pero eso empezará a tambalearse cuando empieza a escribir una columna sobre sus razones para no ser madre y un nuevo vecino se mude al edificio. No Soy Tu Mami es una comedia romántica que pretende alejarse de los estereotipos pero cae de lleno en ellos y no entrega nada original.

Paula (Julieta Díaz) es periodista y la revista donde trabaja está en problemas financieros, por esto decide hacer una columna sobre sus motivos para no ser madre. Para esto usa como inspiración charlas que tuvo con su hermana (Celina Font), que está cursando los primeros meses de su embarazo y todo lo que vio y no le atrae de ese mundo. Pero Paula tiene un nuevo vecino, Rafael (Pablo Echarri), que es padre de una niña de cinco, con el que iniciará una relación que cambiará muchas cosas. Varios enredos se irán presentando que, si bien no cambiarán su postura inicial, seguro harán que se la replantee. La película parece querer correrse de los lugares comunes en los que tantas veces caen este tipo de comedias pero no lo hace, de hecho parece nutrirse de todos los clichés posibles y está repleta de escenas que, en lugar de ser graciosas, dan hasta un poquito de vergüenza.

No Soy Tu Mami, Marcos Carnevale, Julieta Díaz, Pablo Echarri

Dirigida por Marcos Carnevale, No Soy Tu Mami pretende ser una historia sobre las mujeres independientes y las decisiones de vida pero termina inclinándose para el otro lado y deja mucho que desear. Los personajes secundarios son un cúmulo de obviedades y algunos son tan intrascendentes que cuesta recordar los nombres al salir de la sala.

Si la película se sostiene es por los actores principales y su talento, pero cuesta encontrar algo para rescatar, muchos de los momentos que causan gracia se deben a la incomodidad que generan en el espectador y no tanto por mérito del guion. Una historia que prometía y que podría haber sido algo diferente e interesante pero que se perdió a medio camino.

5 puntos