Crítica de Poms / Mejor que Nunca

Después de mudarse a una zona residencial para mayores, Martha tiene dos opciones: sumarse a alguna de las actividades ya presentes en la comunidad o crear una nueva.

Poms, Mejor que Nunca, Diane Keaton

Martha se muda a una comunidad de retiro, todos sus vecinos son grandes y las actividades están planificadas y divididas en grupo, pero ella decide empezar su propio club y hacer una cuadrilla de porristas para cumplir su sueño, más de 50 años después. Poms (Mejor que Nunca) es una comedia que intenta ser una oda a la tercera edad, pero se queda en los clichés y desperdicia un elenco increíblemente talentoso.

Diane Keaton es la protagonista y le da vida a Martha, una mujer que se muda a un lugar donde no pertenece, de a poco empieza a vincularse con el resto de las jubiladas y encuentra un grupo que la acompaña, aunque ella no les dice que el motivo por el que se mudó allí es para morir en paz. En la casa de al lado reside Sheryl (Jacki Weaver), una excéntrica mujer que vive al límite -o todo lo que se puede en una comunidad de retiro, en donde los carritos de golf son el transporte promedio-. De a poco estas dos se hacen amigas y deciden empezar su propia cuadrilla de porristas, oponiéndose a lo que dice Vicki (Celia Weston), la que aparentemente toma las decisiones en ese lugar.

Poms, Mejor que Nunca, Diane Keaton

Es curioso que una película que trata sobre la tercera edad y que sin importar qué tan grande seas, siempre podés perseguir tus sueños, use todos los estereotipos de las tramas adolescentes de las coming of age: la líder despótica que se opone a todo lo distinto, la nueva que intenta romper ese status quo y que se hace amiga de la rebelde. Pero no sólo repite esto, sino que carece de conflicto, uno de los tantos motivos por los que esta película es aburrida es porque no hay nada contra lo que oponerse, los personajes no tienen arcos, la trama no avanza hacia ningún lado y todo queda en un mensaje superficial y vacío.

Como estas mujeres de porras saben poco y nada, buscan la ayuda de Chloe (Alisha Boe), una estudiante de secundaria que de la nada parece tener una redención y pasa de burlarse de estas señoras a ser su entrenadora, con lo que aquí también meten una forzada historia de amor con el tímido nieto de Sheryl, Ben (Charlie Tahan).

Poms es una película más del montón con un elenco increíble que reúne a figuras iconicas como Rhea Perlman, Pam Grier, Phyllis Somerville y Bruce McGill, entre otros, pero en ningún momento se hace uso de su potencial. Si se quiere verlas en pantalla, es preferible poner cualquier otra producción en la que hayan estado.

4 puntos