Las peores traducciones de títulos de películas

Nadie está exento de este flagelo

Adaptar el título de una película para el mercado local no ha sido nunca una tarea sencilla. Algunos de ellos muy probablemente representan la peor pesadilla de profesores y traductores de inglés en todos los países de habla hispana. Y es que, en la mayoría de los casos, quienes están a cargo de titular un film para el mercado local no son académicos de la lengua inglesa ni mucho menos, y casi siempre esa tarea recae en las distribuidoras que buscan algún título simpático o que piensan puede lograr “vender” su película de mejor manera que con una traducción literal.

Es así que con la llegada esta semana de Mi amigo Enzo y Las reinas del crimen, decidimos aportar un listado con algunos de los casos más resonantes y curiosos de adaptaciones, digamos, libres. La primera, protagonizada por Milo Ventimiglia y Amanda Seyfried, lleva por titulo original “The art of racing in the rain” (El arte de conducir bajo la lluvia) y trata de cómo un perro va comprendiendo a su humano (un corredor de carreras de autos) a medida que va viviendo con él sus éxitos y fracasos. Definitivamente un título mucho más poético y logrado que la simplona versión local.

Pero esta semana se suma también “Las reinas del crimen”, película protagonizada por Melissa McCarthy, Tiffany Haddish y Elizabeth Moss. Su título original es The Kitchen, es decir literalmente La Cocina, con lo que estaba destinado desde el minuto uno a sufrir un cambio rotundo. La verdad es que en este caso la variante está más que justificada, ya que el original hace referencia a Hell’s Kitchen, el famoso barrio de Manhattan, Nueva York, que supo ser de los más peligrosos y marginales de antaño en la Gran Manzana. De allí provienen las protagonistas, esposas de peligrosos mafiosos irlandeses que operan en la zona, que se hacen cargo del negocio familiar cuando sus maridos son atrapados.

Como vemos, no se puede medir a todos estas bruscas modificaciones con la misma vara, ya que muchas veces están más que justificadas si la distribuidora pretende recaudar alguna moneda con su película.

Vamos entonces al listado:
 
Una Eva y dos Adanes

Como lo demuestra este clásico de 1959, colocar títulos muy alejados del original no es algo nuevo. Esta película protagonizada por la eterna Marilyn Monroe lleva por título original Some like it hot (A algunos les gusta caliente), pero si consideramos que la trama gira en torno a dos hombres que, para huir de la mafia, se disfrazan de mujer y se unen a una orquesta femenina, quizás no sea tan alocada la denominación local.

La Novicia Rebelde

Otro clásico indiscutido de la historia del cine. Estrenada en 1965, tampoco escapó a la inventiva de los re-tituladores y nada quedo de su nombre original, The sound of music (El sonido de la música). Si tenemos en cuenta que esta película protagonizada por Julie Andrews posee una de las bandas sonoras más reconocibles a nivel global, quizás hubiese sido conveniente conservar su título original.

Tiburón

El primer gran éxito de Steven Spielberg, que consiguió que millones de personas evitaran meterse al mar en el verano de 1975 por temor a ser devorados, tiene un título mucho más sugestivo en su idioma original: Jaws (Mandíbulas). De todas formas, sin importar el rótulo, esas dos notas musicales del genial John Williams son suficientes para poner los pelos de gallina de cualquier mortal.

Y dónde está el piloto?

En 1980 se estrenaba esta comedia disparatada que parodiaba al cine catástrofe, de la mano de tres jóvenes directores y con el carisma magnético de Leslie Nielsen. El título original es Airplane! (simplemente Avión) y sería sólo el comienzo de una serie de parodias, muchas de ellas protagonizadas nuevamente por Nielsen, como The Naked Gun (La Pistola Desnuda) y sus continuaciones, que esta vez sí tuvieron una traducción literal.

Mi pobre angelito

Un niño de tan sólo 10 años llamado Macaulay Culkin protagonizó esta comedia de enredos, golpizas y mucho corazón en 1990. Su nombre original es Home Alone (Solo en casa) pero a los cerebros encargados de re-titularla para América Latina les pareció mejor ir por un nombre más estilo telenovela mexicana de las 5 de la tarde. De todas formas, con la espontaneidad del pibe, las actuaciones de Joe Pesci, Catherine O’Hara, John Candy y la interminable cantidad de gags, el éxito estaba asegurado cualquiera fuera su título.

Hechizo del tiempo

Protagonizada por el gran Bill Murray, esta comedia de 1993 lleva por título original Groundhog day (Día de la marmota) y, si bien en su momento no fue un éxito absoluto ni en público ni en crítica, se ha convertido con los años en una película de culto. La trama gira en torno a un meteorólogo muy soberbio y bastante egocéntrico que se ve envuelto en una especie de bucle temporal, reviviendo el mismo día una y otra vez.

Sueño de libertad

Estrenada en 1994, el título original del film es Shawshank Redemption (Redención de Shawshank) y está basada en uno de los relatos del libro Different Seasons de Stephen King. Protagonizada por Tim Robbins y Morgan Freeman, es una historia de amistad y, claro, de la redención a que hace referencia el título, ambientada en una prisión… la de Shawshank, por supuesto.

Mientras estés conmigo

Protagonizada por Susan Sarandon y Sean Penn, este drama de 1995 se llamó en su idioma original Dead man walking (Hombre muerto caminando) y cuenta la historia real de un hombre condenado a muerte (Penn) que recibe la ayuda espiritual de una monja (Sarandon) antes de ser ejecutado. El título hace referencia a la frase que dicen los guardiacárceles durante el trayecto que realiza el prisionero hasta su destino final.

Perdidos en Tokio

Esta película del año 2000 dirigida por Sofia Coppola lleva por título Lost in Translation (Perdido en la Traducción) y quizás sea la muestra más elocuente de lo que suele pasar en la mayoría de los casos, la esencia de lo que se quiere transmitir originalmente se pierde al traspasarlo a otro idioma. En este caso, la versión local nos da una idea hacia a una comedia disparatada de desencuentros, en lugar de un replanteo existencial de la propia naturaleza humana, que es lo que propone el film en realidad.

El extraño mundo de Jack

Esta película animada en stop-motion de 1994 lleva por título original The Nightmare Before Christmas (La pesadilla antes de Navidad), con lo que quizás se pensó que no era buena idea anticipar un mal sueño para los espectadores. Aunque no la dirigió, lleva el sello de Tim Burton en cada escena, y es uno de los grandes productos animados con la firma de Henry Selick (Coraline).

Así es que, como vemos, este flagelo de los títulos bizarros sucedió, sucede y probablemente sucederá siempre. Solo queda resignarse y agradecer, por que no, que nunca hemos llegado a los niveles de España, donde una Rápido y Furioso se convierte en un A todo gas, una Die Hard se vuelve La Jungla de Cristal o Ice Princess, la película de Disney, pasa a ser Soñando, soñando… triunfé patinando. Eso nos hace sentir afortunados.

¿Que otros casos recuerdan?